PORQUE NO DEJAN QUE ME EXPRESE LIBREMENTE

CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOGGER

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG.

ESTE ES MI NUEVO SITIO (todavía en construcción), AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA, GRACIAS.

viernes, 4 de mayo de 2012

El Ego y la mente analítica- en el Mundo espiritual-Afán de Protagonismo

[losyoes.jpg]

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.

Sabemos que el ego es el fruto de la mente reactiva, pero este queda agazapado como un enemigo oculto, aún cuando la persona está analítica. No voy a hablar en esta nota sobre los efectos de la mente reactiva, puesto que quiero analizar al ego en toda su magnitud, incluso cuando la mente se halla totalmente analítica. El rol de los engramas es hacer de la persona un ser totalmente autómata, incapaz de analizar algo. Es el impulso instintivo el que lleva el timón. Pero cuando los engramas son clarificados y la persona está limpia de ellos, acecha otro enemigo que no permite al espíritu elevarse: el protagonismo. Aun no teniendo engramas, la persona tiene complejos de culpa, es susceptible, posee baja autoestima, se cree superior, cuestiona todo, se ofende, trata de imponer sus ideas, no permite una opinión distinta de la suya, se vuelve hipócrita, llega a ser depresiva, puede estar eufórica, o introvertida. Y hay muchos más estados de protagonismo o roles que puede desempeñar una misma persona, incluso estando analítica, sin engramas. Esos roles de protagonismo están dados por el ego, la fuente de todo lastre espiritual. El ego también genera dramas de control, buscando (para dominar) crear complejos de culpa en los demás mediante roles de víctima. Por otro lado, es obvio que cualquier persona libre de engramas y con un ego ingobernable, es fácil que vuelva a estar reactiva. Y así el campo está fértil para que se implanten nuevos engramas. Los efectos nocivos del ego pueden ser erradicados con la técnica de Psicointegración. (1) Reitero que no voy a hablar de los efectos posteriores de la mente reactiva. Sí voy a decir que donde el ego se halla integrado no tienen cabida los engramas. Sé que es muy difícil integrar el ego pero, por lo menos, hay que tratar de lograr que el porcentaje que queda buscando roles o generando dramas de control, sea el menor posible.

(1) Psicointegración: Técnica creada por el Prof. Jorge Olguín a partir de psicología transpersonal.

El Ego y la mente reactiva

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.

Ya había dicho que el ego es el fruto de la mente reactiva, pero también comenté que éste queda agazapado como un enemigo oculto, aún cuando la persona está analítica. Sabemos que el rol de los engramas, otro de los frutos de la mente reactiva, es hacer de la persona que los posee, un ser totalmente autómata, incapaz de analizar algo, puesto que el impulso instintivo lleva el timón. También dije que cuando los engramas son clarificados y la persona está limpia de ellos, acecha otro enemigo que no permite al espíritu elevarse: el protagonismo. El profesor Carlos Azagra define al Ego de esta manera: "El Ego es un elemento hábil, sagaz, rebuscado, muy inteligente, experto en el arte de las representaciones, en el teatro de la convivencia humana. Es el mejor "actor" creado por la evolución. Posee una imaginación frondosa y puede interpretar el rol del ser más desdichado de la Tierra con la misma firmeza y convicción con que minutos más tarde representará al más feliz" El protagonismo es la cara externa del ego, que busca subsistir a toda costa, creando mecanismos de defensa: 1) Se apega a los roles, pero no a las ideas. De esa manera, no se aferra a los afectos. Pero, por otro lado, hace que la persona sufra de trastornos obsesivos. 2) Los conflictos producidos por los engramas, como la ansiedad, los condicionamientos, la baja estima y los impulsos que son reprimidos, el ego los transforma en síntomas somáticos que afectan el sistema nervioso. Esta es otra de las facetas del rol de víctima. 3) Desplaza las emociones originales para no debilitarse y las transfiere de la persona original a otro sustituto más aceptable. Este comportamiento, la psicología freudiana lo toma como fobia. 4) A veces, la mente reactiva, obliga al sujeto a adoptar actitudes concretas, ideas y afectos opuestos a los que tiene. 5) El ego logra que la persona se identifique con sujetos como si fueran un espejo, adoptando patrones individuales que imitan a los de otro individuo admirado. 6) Lo que la persona rechaza en uno mismo, lo que no termina de aceptar en su propio ser, lo rechaza incons- cientemente y lo atribuye a otros seres de su entorno. La psicología freudiana lo denomina Proyección y explica así que los propios anhelos, deseos o temores, son desplazados hacia otras personas. 7) Otro de los mecanismos de defensa hace que las personas a las que el sujeto ama, odia o teme, sean incorporadas simbólicamente dentro del ego y así éste asume el rol de esas personas. Es lo opuesto de la Proyección. 8) La persona se niega a reconocer factores que pueden llegar a perturbarla. 9) La persona justifica conductas que censuraría en otros. 10) A veces el sujeto retorna a patrones más infantiles de pensamiento para evadir simbólicamente un entorno hostil. 11) Toda crítica la puede tomar como agresión y modifica su conducta de modo que hasta puede alterarse de forma considerable.

PARTE 2

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín. Comentarios del Prof. Horacio Velmont.

Querido Jorge: Quiero tocar un instante el tema de los engramas, para que el mismo quede aclarado en forma definitiva. Sabemos que son el fruto de la mente reactiva y quedan grabados a nivel celular como si fueran órdenes hipnóticas. Mediante la técnica llamada Auditación esos "implantes" pueden ser removidos. Sucede que hay engramas que están muy afianzados. Recuerda que los engramas son registros grabados en la mente reactiva de un incidente que le ocurrió a la persona en su pasado y que contenía dolor e inconsciencia. El engrama, en realidad, es una imagen mental que contiene, además de dolor e inconsciencia, una amenaza real o imaginaria contra la supervivencia. No está al alcance de la mente analítica como experiencia porque el engrama se recibe cuando la persona está inconsciente. El engrama es la única fuente de aberraciones y de enfermedades psicosomáticas. Eso quedó aclarado. Ahora la pregunta es: ¿Por qué el EGO también es un fruto de la mente reactiva si actúa aun estando la persona analítica?

PARTE 3

Estimado Horacio: Las encrucijadas son bellas porque, al resolverlas, se aclara más el panorama de "lo oculto". No hay contradicción al decir que el Ego también es un fruto de la mente reactiva, aunque TRABAJE estando la persona analítica, pues ese fruto puede actuar aunque su fuente no esté activada. Es independiente de la mente reactiva. ¿Por qué? Porque la mente reactiva se maneja por impulsos o automáticamente (recuerda que hay dos mentes reactivas), y el ego se maneja (a veces) analíticamente. Ejemplo: Cuando planifica algo en forma malévola. Porque el planificar no tiene nada que ver con un impulso interno o con una acción automática, por ende, el ego "es el fruto independiente de la mente reactiva" y después recoge (como un simbionte) información de la mente analítica. Con respecto a los engramas, es cierto, son solo mecanismos de reacción. En cambio, los Yoes son inteligentes, por eso reafirmo que el ego saca información de la mente analítica, aun siendo fruto de la mente reactiva. La mente analítica "actúa" y la mente reactiva "reacciona". El ego actúa o reacciona, depende el caso.

PARTE 4

Apreciado Horacio: Quiero referirme a algunos ejemplos donde se notan los roles de dramatización del Ego. Habla sobre lo que la persona dice y lo que en realidad quiere decir: -Solo Dios sabe lo que yo estoy pasando- más toda la gente a la que la persona le contó el problema... -No quisiera que ésto te pasara a tí- ojalá te pasara para que sufrieras lo que yo sufro... -¿A tí qué te importa? El que sufro soy yo- aunque tú no sufras, no te voy a dejar tranquilo, pues quiero compartir mi sufrimiento... Y así, infinidad de ejemplos. También quiero referirme al sentido de posesión que tiene la persona egoica: -Fijate, me vaciaste la azucarera- la persona que dramatiza, aparentemente, no consume azúcar... -Vamos a tener un hijo- la señora explica que la hija está embarazada... (¿O están embarazadas ambas?) -Me dejaste sola- le reclama la esposa al cónyugue que ha fallecido. Lamenta más su soledad que la muerte de la otra persona.
La persona que tiene Ego siempre quiere ser protagonista, es absolutamente incapaz de ponerse en lugar del otro. Todo lo evalúa desde su exclusivo punto de vista y rechaza rotundamente cualquier otro punto de vista que no sea el suyo propio.

PARTE 5

Querido Jorge: Mi pregunta se refiere a si el Ego es un adjetivo o un sustantivo. ¿Por qué inquiero sobre esto? Porque, por un lado, dices que el ego es el fruto nefasto de la mente reactiva y por el otro, también actúa en forma independiente. ¿Es el perfume de la flor o es la flor en sí misma? ¿Es un aspecto negativo del ser espiritual o un ente protagonista por sí mismo? ¿Hay un ego pequeño como una cualidad negativa del Ego? Si estudiamos las distintas afirmaciones, recuerda que el gran filósofo Descartes caratula al Ego como una sustancia cuando dice: cogito ergo sum (pienso, luego existo), o sea: Yo soy una cosa que piensa, que duda, que quiere... Al sustancializar el Yo, daría la impresión que Descartes buscase cimentarlo sólidamente, pues substancia es lo que es por sí (per se) y no necesita de otra cosa para subsistir. Pero no es así, pues Descartes renuncia al solipsismo del Ego (de solup ipse, sólo yo mismo) y lo pone como una cualidad negativa creada por Dios, pues solo Él es causa sui (causa de sí) y únicamente a Él le corresponde verdaderamente la categorización de substancia. Obviamente, esto no es tan así, Jorge, puesto que el Absoluto no es solo substancia... es eso y mucho más, es el TODO.

PARTE 6

Estimado Horacio: Analicemos el Ego. ¿Es una conducta? ¿O es el resultado de esa conducta? ¿Es un rol en sí mismo? ¿O crea diversos papeles protagónicos? En realidad es ambas cosas: Es la flor y también es el aroma, es un acto y es la consecuencia. Tú pensabas que el ego era la cualidad negativa del Ego. No hay dos Egos... hay un solo ego y diversos Yoes. Lo que tú mencionabas como Entidad es el Yo Superior, que es nuestro Thetán (el 90% del espíritu que queda en su plano cuando estamos encarnados) y que nos orienta en forma permanente. El ego es el ente o la entidad fruto de la mente reactiva, que siempre está centrado en sí mismo. Ese ego quiere protagonizar y ser servido. También es el aspecto negativo del ser espiritual, donde domina el egocentrismo y la exaltación extrema de la propia personalidad, hasta considerarla como el centro de la atención. La persona dominada por el protagonismo posee Mente egoica, donde el ego no está integrado y cada uno de los Yoes se turna en el mando y es el amo absoluto, conforme a su rol (de víctima, de sabio, de loco, de irascible, de pacífico, etc). El ejemplo sería el de una orquesta donde se halla ausente el Director y entonces a cada momento toma la batuta y la dirige uno de los ejecutantes, ora el violinista, ora el pianista, ora el tenor, etc.

Los diversos Yoes

PARTE 7

Querido Jorge: ¿Qué sería del Conocimiento sin el Debate? La esencia de la comunicación es la comprensión y no puede haber comunicación si cada uno de los interlocutores no sabe de qué está hablando el otro. Y para saber exactamente esto es necesario que cada interlocutor conozca la definición o el concepto de cada palabra que vierte el otro. Estuve cavilando un poco y he pensado si no sería mejor, en lugar de decir que el Ego es el fruto de la mente reactiva, hablar del Ego como el fruto de la mente egoica. Esto lo comento porque llegué a la conclusión que el Ego es un mecanismo del mismo nivel que el de la mente reactiva. Recuerda que ésta solamente funciona cuando la mente analítica está desconectada, total o parcialmente, y en cambio el Ego actúa aun cuando la persona está analítica. O sea, mi cuestionamiento es: ¿Cómo puede entenderse que una persona tenga Ego cuando su mente reactiva, que es su fuente o causa, no funciona? Sería tanto como decir que la luz proviene de una lámpara apagada. Por eso, si hablamos del Ego como un mecanismo o entidad independiente de la mente reactiva (aunque sea a los efectos prácticos) el concepto sería más claro. Y ese protagonismo quedaría dependiendo de la mente egoica. Para concluir mi razonamiento: de la mente egoica surgen los Yoes, que son inteligentes, y de la mente reactiva salen los engramas, que son simplemente mecanismos de reacción.

PARTE 8

Querido Jorge: Fíjate que en artículos anteriores se habló de dos mentes reactivas. 1) la mente reactiva automática y 2) la mente reactiva impulsiva. Ahora, debido a esas definiciones, te hago las siguientes acotaciones: En Dianética y Cienciolo- gía la mente reactiva y los engramas están bien delineados. Toman a la mente reactiva como un mecanismo estricta- mente de supervivencia y si decimos que hay dos mentes reactivas estaremos diciendo también que hay dos mentes ocupadas en la supervivencia. Esto puede producir mucha confusión porque la mente impulsiva no tiene nada que ver con la supervivencia. ¿Por qué afirmo esto? Porque mientras la mente reactiva automática tiene su base en los engramas, la mente reactiva impulsiva tiene su base en las emociones. Y sabes que un impulso es un deseo o motivo afectivo que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar. Y solo el "reflejo automático" tiene que ver con la supervivencia.

PARTE 9

Apreciado Horacio, respondo a tus dos comentarios: Con respecto al primero, te reitero que el ego es un ente independiente de la mente reactiva y puede funcionar aun estando dicha mente desactivada. Con respecto al segundo, la mente reactiva no actúa racionalmente, pues se basa en impulsos instintivos. Eso ya lo expliqué en un artículo que está en la sección Notas. Sabemos que todo el mundo posee mente reactiva. No hay ningún ser humano que esté libre de ella o del contenido aberrativo de su banco de engramas. Sin entrar en la teoría espiritual, la cual dice que el espíritu fue creado con mente reactiva para que éste aprenda a vencer sus impulsos y así, pueda entrar en el camino evolutivo, vamos a ver la mente reactiva desde otro ángulo. El ser humano tiene millones de años desde sus comienzos como homínido y la mente reactiva era necesaria para sobrevivir pues, al basarse en impulsos, permitía a ese hombre primitivo huir en lo inmediato de los peligros (un tigre dientes de sable, un megaterio, etc) o atrapar a la presa al instante de verla. Como su mente poseía un cerebro de 500 cm. cúbicos, no estaba capacitado para razonar en el sentido abstracto, por eso primaba lo impulsivo sobre lo meditado. No había que decidir, había que obrar... y la mente reactiva obraba, sin pensar. Esa es la mente reactiva impulsiva, Horacio, y ya ves que sí actúa a favor de la supervivencia. Lamentablemente, en el presente, solo es causa de disgustos pues, al no reflexionar, empuja al sujeto a hacer cosas de manera súbita y agresivamente.

PARTE 10

Querido Jorge: Tú hablas que la mente impulsiva también es un mecanismo de supervivencia, cosa que acepto. Pero también es un mecanismo de supervivencia la mente que llamamos analítica, cuando está trabajando a pleno. Pues el razonamiento es la herramienta más importante para sobrevivir.
Estimado Horacio: Estoy de acuerdo con tus palabras. Y ahora deseo expandirme sobre el concepto de mente egoica. Es la mente cuyo Ego aún no está integrado y, como dije antes, cada uno de los Yoes se turna en el mando y es el amo absoluto por un tiempo, conforme a su rol (de víctima, de inquisidor, de susceptible, etc). La persona que ha logrado integrar su Ego, sin embargo, no está libre de reincidir, porque los Yoes están a la expectativa, listos para tomar nuevamente el mando. Un ser humano que está "despierto" va a estar alerta de sus Yoes", para no volver a caer en determinados roles. La vigilancia debe ser constante. Facilita la tarea saber que los Yoes quedan integrados cuando el espíritu deja de pensar en sí mismo y eso se logra con vocación de Servicio.

PARTE 11

Estimado Horacio: Deseo dejar aclarado el tema del Yo Superior. Sabemos que ese Yo es el Thetán o el 90% de nuestra alma que está en el plano espiritual que corresponde. Y ya sabemos que no siempre el Thetán tiene el Ego integrado. Entonces... ¿Cómo puede orientarnos si nuestro Thetán también tiende a protagonizar? Mi respuesta es que aun teniendo Ego, siempre va a tener menos apego que el ser encarnado y, de alguna manera, lo podrá guiar. Otra inquietud, profundizando sobre la influencia del Ego en la mente y el cuerpo: Si a una persona se la hipnotiza y se le implanta una sugestión hipnótica (recuerda que la sugestión hipnótica es un engrama) cuyo contenido sea, por ejemplo, éste: "Cuando despiertes, cada vez que yo me toque la corbata ("reestimulador") te vas a sentir agotado", una vez que la persona esté consciente, cuando observe que el operador se toca la corbata, la invadirá un cansancio que no podrá explicar. Ya sabemos que los engramas se pueden implantar cuando el sujeto no está analítico, por ejemplo, durante una operación quirúrgica. Un médico puede decir a un colega: -Salí con tal persona, pero no pasó nada. ¡Me quiero morir! - Y automáticamente, la mente reactiva de la persona operada (que está inconciente) capta esa orden hipnótica que la puede inducir posteriormente a un intento de suicidio. Los engramas también atrofian la conducta, las costumbres, el carácter, etc. Algo similar ocure con los efectos del Ego, pero este, a su vez, potencia los engramas depositados en la mente reactiva. Dianética tiene un método de Auditación que elimina dichos engramas y la persona queda 100% clear, o sea, libre de dichos engramas. Pero, en realidad, no es tan así. Nadie puede ser clear 100% teniendo Ego. Ese protagonismo crea un lastre e impide que el sujeto sea libre de verdad. A medida que pasa el tiempo, los efectos van siendo más desvastadores y la persona se va deterio- rando, no solo en la parte psíquica, sino también en lo físico. Se han hecho estadísticas y se comprobó que muchas personas que han padecido los efectos nefastos del Ego, en la vejez están más deterioradas que aquellas que no lo sufrieron. Doy el ejemplo del Gran Maestro Jiddu Krishnamurti, que dió conferencias hasta sus 90 años, con una lucidez mental extraordinaria. Dejo en claro que no están contempladas en este ensayo las enfermedades comunes (ya sean físicas o mentales).

PARTE 12

Querido Jorge: Primero quiero tocar el tema de la persona clear. Pienso que hay que dividir el clear en "clear permanente" (el que no tiene Ego) y "clear fluctuante" (el que todavía no ha integrado el Ego y por eso, aún siendo clear no está excento de recaer). Recuerda que el Ego siempre está acechando y te doy el ejemplo del Maestro Jesús, cuando halló en el Templo de Jerusalén a diversos comerciantes y cambistas, y haciendo un azote de cuerdas, los echó a latigazos, volcando luego las mesas con las monedas y rompiendo las jaulas de las palomas. El Ego hizo que el Maestro perdiera el control de sus actos, aunque la causa haya sido noble. El otro tema es que has hablado de la Integración de los Yoes en un Yo Superior. De esa manera se acomodan los roles y la persona deja de ser protagonista. Mi pregunta es: - ¿Qué es "acomodar los roles"? - Porque antes de tratarme con Psicointegración, a menudo tomaba el mando mi "Yo susceptible" y ante cualquier cosa que me dijeran y que a mí no me gustara, reaccionaba de mala manera. Ahora, obviamente, no... pero noto que este Yo susceptible está siempre al acecho. Si me aflojo, aflora. Ahora bien, no creo que podamos decir que este Yo susceptible lo tengo "en prisión", sino más bien que mi Yo Superior lo mantiene "no susceptible". ¿Y qué rol cumple ese Yo u otros yoes cuando están integrados? Y lo mismo cabe decir de cualquier rol, por ejemplo, el rol de víctima. ¿Cuando el Ego está integrado, qué pasa con el rol de víctima? ¿Qué función cumple ahora dentro de la mente integrada?

PARTE 13

Apreciado Horacio: Respondo entonces a tu inquietud sobre el rol de los Yoes cuando el Ego está integrado. La respuesta es simple y fácil de entender: No hay roles, solo afán de Servicio. El protagonismo queda de lado, pues la persona que no está dominada por el Ego solo piensa en Dar a los demás. Con la integración de los Yoes se llega al Yo Superior, pero si no te convence la expresión, pues piensas que el Tehtán también puede tener Ego, defino al resultado de la técnica de Psicointegración como eliminación del rol protagónico de los diversos yoes y la formación de una "Consciencia trascendental". En esa instancia el espíritu está a pleno. Obvio que los yoes siguen al acecho, pero la Consciencia tiene el control (con Amor) de los roles... ¡Y estos no afloran! No hay dramatizaciones, no hay rol de víctima, pero... ¿Por qué? ¡Porque la persona no está pensando en sí misma, sino en el otro! Si piensas en Dar, no puedes dramatizar para llamar la atención... ¡porque no vas a querer llamar la atención!

PARTE 14

Querido Jorge: Permíteme volver a la pregunta de la parte 5, donde inquiría sobre algo que deseo repasar. Esto es muy concreto. Así como existe la rosa, existe su perfume. La rosa es la causa y el perfume, su efecto. ¿Donde ubicarías al Ego, hipotéticamente, como la rosa o como el perfume? Sé que lo hablamos antes, pero te lo pregunto de nuevo para confirmar si el Ego es un mecanismo como el de la mente reactiva, al mismo nivel, en cuyo caso sería una entidad o, por el contrario, el Ego es como el perfume, en cuyo caso sería simplemente una consecuencia o un aspecto de la mente reactiva. Cuando hablamos de la rosa, estamos hablando de un mecanismo que exhala una fragancia. y cuando hablamos del perfume estamos hablando de una consecuencia o una cualidad de la rosa-mecanismo. Por otro lado y visto desde la parte espiritual: ¿Cómo se logra integrar el Ego?

PARTE 15

Apreciado Horacio: Si te respondiera de manera ligera, te diría que el Ego es la rosa (causa) y los Yoes protagonistas serían el el perfume (efecto). Entonces... ¿Es el Ego una entidad? Sí, pues es un mecanismo que crea roles de control. Su "fragancia" serían las dramatizaciones. Pero también se puede considerar al Ego como una consecuencia, puesto que es un fruto de la mente reactiva. También debo aclarar que es independiente de la misma, pues es capaz de "actuar" analíticamente, aunque casi siempre obra impulsivamente. Con respecto al Ego integrado, esto se logra cuando dejamos de ser protagonistas y la palabra YO queda relegada por las palabras TÚ o NOSOTROS.

Juanca López. JuancaAhm@gmail.com