PORQUE NO DEJAN QUE ME EXPRESE LIBREMENTE

CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOGGER

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG.

ESTE ES MI NUEVO SITIO (todavía en construcción), AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA, GRACIAS.

viernes, 20 de abril de 2012

PADRE SANADOR: IGNACIO PERIES.-ROSARIO.ARGENTINA

El sacerdote al que visitan cada año un millón de personas en su parroquia de Rosario.





BIOGRAFÍA DEL PADRE SANADOR IGNACIO PERIES DE ROSARIO

Nació el 11 de octubre de 1950 en Balangoda, Sri Lanka (ex Ceilán), y

a los 29 años fue ordenado sacerdote en Gran Bretaña en la Cruzada

del Espíritu Santo,
el 29 de julio de 1979.

padre ignacio peries

Perteneciente a un movimiento llamado Cruzada del Espíritu Santo,

del que hoy es titular en el mundo, Ignacio Peries era uno de los

hijos de Mateo Kurukulasuriya, quien trabajaba en una firma

británica fraccionadora de té.
Distinguieron al padre Ignacio Peries como inmigrante ilustre de

la ciudad de Rosario. El sacerdote de 58 años, confesó que se

siente "por completo argentino".

Desde siempre, el padre Ignacio tuvo la mirada puesta el dolor

de los enfermos. Rápidamente, su carisma se apoderó de los

fieles y hoy no tiene otra vida que la parroquia, oficiar hasta

tres misas diarias, dar charlas a los jóvenes, bendiciones a

los adultos y atender entre 300 y 400 personas por día que

quieren sanar de algún mal físico o psíquico.

El padre prefiere el bajo perfil. Dicen que quiere alejar lo suyo

de toda posibilidad de sensacionalismo. Sólo existe un libro

dedicado a él. Allí está el testimonio de Amalia Pettinari,

enferma de cáncer que dijo que se recuperó tras confiar

en el padre.

También está el de Miguel, un chico con una enfermedad

terminal, según los médicos, cuyos pronósticos jamás

llegaron a cumplirse. Y el de Deolinda Martínez, que tras

un derrame cerebral fue bendecida por el padre y hoy sólo

repite: "Gracias a Dios, y al padre Ignacio". E Ignacio

comentó: "Yo no soy un sanador, sólo transmito el poder

de sanación de Dios. El actúa a través de mí".

padre ignacio peries

Hace poco, el padre ofició una misa en la catedral de

Rosario y ni la plaza central bastó para la multitud que

se reunió. Como tampoco alcanzan las palabras de los

fieles que quieren agradecerle. Ignacio, mientras

tanto, calla y sigue.



Entrevistas y notas sobre el
Padre Ignacio Peries:

Entrevista:
El padre Ignacio Peries:
"Soy un instrumento de Dios"

padre ignacio peries

El sacerdote, al que visitan cada año un millón de personas

en su parroquia de Rosario, rompe el silencio. En la

primera entrevista concedida a un medio nacional,

responde sobre su mediación sanadora y la incidencia

de la fe en una curación. Las claves de un fenómeno

religioso. Todo en el suplemento valores religiosos.

Un millón de personas -si... ¡un millón!- pasa cada año

delante del padre Ignacio Peries en su parroquia del

modesto barrio Rucci de Rosario. Víctimas del dolor

por una enfermedad, un impedimento físico o un desgarro

familiar, católicos y no católicos confían en su mediación

ante Dios que pueda hacer realidad el milagro que los

libere del padecimiento. A veces deben esperar muchos

meses hasta lograr que el religioso les imponga sus manos

y los envuelva en un abrazo: la avalancha de pedidos

obliga a dar turnos muy diferidos. Con o sin el milagro

cumplido, todos se van reconfortados. ¿Quién es este

hombre que llegó hace 30 años de Sri Lanka como un

sacerdote más y hoy es el protagonista de un

impresionante fenómeno religioso?

padre ignacio peries

-¿Cómo explica este fenómeno?

-No puede explicarse. Es que no tiene sustento científico,

ni humano. Uno sólo se siente instrumento de Dios.

Él es el que obra. Es un don, una gracia o como se

quiera decir. Lo único que sé es que doy la paz y la

tranquilidad de Dios a la gente. Además, al intentar

explicarlo, se puede caer en una exageración o en perder

el concepto. Sólo hay que comprender que es una vivencia de fe.

-¿El sacerdote es un mediador?

-Mucha gente usa el calificativo de "cura sanador".

Es un término muy complicado. Nadie sana, nadie tiene

el poder de curar; quien lo tiene es el Señor. Solamente

Dios me puede elegir, como a cualquier otro sacerdote

o persona. A mí me dio la gracia de amar a los enfermos

y estar con ellos. Esa es mi vocación. Otros pueden

confesar horas y horas, otorgar el perdón de Dios,

aconsejar y muchas cosas más. Cada uno recibe una

misión, pero todos somos instrumentos de Dios.

Una misión que nunca será de sanadores porque

el que sana es Dios.


padre ignacio peries

-¿Qué siente en ese momento?

-Lo que más siento es la cantidad de gente que acerqué

a Dios. Algunos retornan; muchos que en nada

creían -ateos, agnósticos-, terminan paladeando

el amor de Dios.

-¿Algunos se curan?

-No hacemos ningún seguimiento. Lo cierto es que la

curación, como el mismo Jesús lo dijo, es "tu fe te salva".

La fe obra. Además, yo no busco la curación. Lo más

importante es dar la paz de Dios a las personas.

Al encontrarla se acercan a Él, abriéndose el camino

espiritual o reencontrándolo. La curación depende de

la gracia de Dios, no es obra de uno.

padre ignacio peries

-Entonces, ¿a dónde apunta su intervención?

-A lo que más voy es a la conversión. La fe mueve

montañas y recompensa de distintas formas.

El mismo Jesús dijo: "En este pueblo no hago nada porque

no encuentro la fe". Mi misión es ayudar a encontrarla.

En todo caso, en la fe puede nacer la sanación.

-¿Qué busca?

-Mi misión, como Cruzada del Espíritu Santo, que es el

nombre de nuestra asociación, tiene como punto central

conquistar almas para Cristo. Para eso, Dios obra a su

forma y dice: el Espíritu sopla donde quiere, como quiere

y cuando quiere. Entonces, como discípulo, donde lo

invoco dejo a Él que obre y haga según su voluntad.

padre ignacio peries

-¿Con la imposición de manos comenzó apenas llegó?

-No puedo precisar el momento. Fue gradual.

La imposición de manos es una cosa que todos los

sacerdotes hacen desde la ordenación. En mi caso,

la gente comenzó a difundir boca a boca mi imposición

de manos y así fue creciendo la afluencia.

-¿Cómo define esa imposición?

-Es invocar la gracia de Dios. Ante cada persona,

según su necesidad, por salud, trabajo, dolor. Jesús

la enseña al decir que impongan e invoquen la paz sobre

cada uno. De alguna manera, es para que la persona

sienta la presencia del espíritu. Es la fuerza que recibieron

los discípulos en Pentecostés y nosotros la tomamos para

compartir con los demás.

padre ignacio peries

-¿Cuánto tiempo lleva?

-Depende de cada caso. Dura hasta que pueda darme

cuenta que está satisfecho. En total, cada jornada

abarca muchas horas, llegando a l6 o 17 cada domingo.

-¿Cómo toma el hecho de que convoque a tanta gente?

-Cada día siento un compromiso muy grande, siempre a

través de esa vocación que Dios me dio. Por eso, le pido

que no me "agrande la cabeza" y pueda seguir

compartiendo la vida como cualquier otra persona

normal. Ser uno más en medio de todos para ayudar a

andar y encontrar sentido a lo que hacemos. Ser yo, no

otra persona, tal como me enseñaron papá y mamá.

No llegarme a creer que soy importante, como si los

otros no lo fueran. Cada uno lo es según el rol que le

tocó cumplir. No siento nada extraño. Ni floto, ni vuelo.

Soy normal, me alimento, duermo. No hay ninguna

cosa rara.

padre ignacio peries

-¿Cómo reacciona la gente?

-Cada uno tiene su propia experiencia. El Espíritu toca

de diferente forma, según la necesidad; por eso, se lo

expresa de manera distinta. Es algo que se siente muy

profundamente y que moviliza. De pronto, la fe que

uno lleva dentro se despierta y se pone en marcha.

Esto impulsa a lograr una sanación o una comprensión

muy profunda de lo que ocurre. Y que, como dije,

no se puede explicar con palabras.

-¿La gente vuelve?

-Lo hace si se responde a su necesidad. Por ahí no vive

ningún milagro, pero se siente escuchado, querido,

amado. Yo experimento un gran amor de la gente y

ese sentimiento -que es un idea y vuelta- signa el

encuentro y provoca su repetición.

padre ignacio peries

-¿De otros credos se acercan?

-Si. Porque no sólo vienen católicos, sino también

evangélicos, judíos, mormones, budistas y de

otras religiones.

En los hospitales, cuando voy por las noches, muchos

pastores se acercan para agradecer nuestra asistencia

en nombre de los que sufren.

-¿Participan de la misa?

-Todos, unos dos mil en cada misa. Es que no hay otra

posibilidad de estar conmigo. Aunque saquen turno,

tienen que estar adentro. Pero no ponen objeción.

Aclaro que de ninguna manera están obligados a cambiar

de religión. Rezamos al mismo Dios como cada uno lo hace.

Además, yo no quiero pescar en la pecera.

En 30 años de bendiciones nunca se me ocurrió bautizar

a nadie. Ofrecemos las bendiciones. Muchísimos rabinos

vienen a charlar, pues saben como es. No estoy diciendo

que no represento a la Iglesia Católica, pero tengo que

ofrecer mi misión a todos, sin distinción de credo o

condición religiosa.

padre ignacio peries

-¿Qué dicen los vecinos de esta invasión de gente

en el barrio?

-Siempre alguno se va a quejar. Es imposible hacer

algo sin que haya alguna queja. A veces las razones

son atendibles (el ruido, el embotellamiento). Y hasta

ayudan a mejorar nuestro funcionamiento.

Nunca hubo conflictos grandes, siempre hay alguna

solución; además, ellos también reciben las bendiciones

en la parroquia.

-¿Un sueño?

-Solamente que Dios me de la gracia de dar lo mejor y

que la gente se sienta en presencia de Dios.

padre ignacio peries

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2009/07/08/um/m-01954869.htm


Noticias sobre el Padre Ignacio Peries

El padre Ignacio Peries
“inmigrante ilustre” de Rosario

Rosario, 26 Diciembre de 2005 (AICA)

Distinguieron al padre Ignacio Peries como inmigrante

ilustre de la ciudad de Rosario. El sacerdote de 55 años,

nacido en Sri Lanka (ex Ceilán) confesó que se

siente "por completo argentino".

"Recién ordenado pensé que mi destino era quedarme en

Londres, pero llegué a la Argentina como un milagro.

Cada día que pasa me siento como un argentino más,

y cuando voy de visita a mi tierra natal, no veo la hora

de volver a Rosario", resumió el padre Ignacio luego

de ser reconocido como inmigrante ilustre de la ciudad,

durante un acto que se desarrolló en el colegio

Natividad del Señor, en Parquefield, Rosario.

padre ignacio peries

El popular padre Ignacio recibió otra caricia del pueblo

rosarino. Además de las muestras de afecto que le

profesan diariamente los miles de peregrinos que llegan

a su casa parroquial de barrio Rucci, ahora se sumó el

halago oficial a través de la delegación local de la

Dirección Nacional de Migraciones, que lo distinguió

como uno de los extranjeros más destacados que habitan

el suelo santafesino.

De la ceremonia participaron la vicegobernadora,

María Eugenia Bielsa; el secretario de Gobierno

municipal, Juan Carlos Zabalza, y la titular local de la

oficina de Migraciones, Mariana García.

Antes de asentarse definitivamente en Rosario,

el padre Ignacio estuvo en Tancacha (Córdoba).

Nació el 11 de octubre de 1950 en Balangoda,

Sri Lanka (ex Ceilán), y a los 29 años fue ordenado

sacerdote en Gran Bretaña en la Cruzada del Espíritu

Santo, el 29 de julio de 1979.

"Esto resume el afecto y el cariño hacia las obras que

hemos llevado a cabo en todos estos años. Siento mucho

orgullo y felicidad de compartir con los demás mi

presencia en la Argentina. Ya no me siento más como

un cingalés, soy por completo argentino. Me han brindado

tanto afecto que eso me facilitó entregar mi

sacerdocio en plenitud para los que necesitan,

sin fijarme en la hora ni el día", confesó el sacerdote.

El religioso recordó también a su madre.

"Todo lo que hago es con amor y esto pondrá muy

orgullosa a mamá", dijo con cierta nostalgia.

También tuvo tiempo para trazar un diagnóstico de

la ciudad desde su llegada hasta la actualidad.

"Antes había muchas villas, sobre todo acá, en

la zona norte, y ahora eso cambió. Rosario creció

y a los pobres se les trata de dar una vida digna", opinó.

padre ignacio peries

Por siempre Rosario

Para alegría de sus seguidores se animó a pronosticar

que seguirá afincado por siempre en Rosario.

"Tengo posibilidades de vivir en Inglaterra, Irlanda o

Australia, pero mi cariño tomó raíces en la

Argentina y tengo ganas de quedarme para siempre

en Rosario".

Durante el acto, Bielsa y Zabalza destacaron los valores

que profetizó el cura durante largos años de trabajo

en el populoso barrio Rucci. Sobre el cierre, la nota

emotiva estuvo dada por un grupo de alumnos que

entregó al homenajeado una tarjeta impresa con

el himno nacional de Sri Lanka (en cingalés) y su

traducción al castellano.

La titular local de Migraciones, Mariana García,

explicó que el homenaje al padre Ignacio "se inscribe

en una nueva política impulsada desde la Nación,

como reconocimiento a los inmigrantes que nutren

día a día la cultura del país. Es volver a los orígenes

de la Argentina como país de inmigración y alcanzar

una política de puertas abiertas. Este es un

reconocimiento en público a su obra en

los barrios, que trascendió las fronteras",

resumió la funcionaria.

Fuente: http://aica.org/index.php?module=displaystory&story_id=823&edition_id=17&format=html&fech=2005-12-26


Parroquia Natividad del Señor


Horarios de misa
(se recomienda ir con varias horas de anticipación):
lunes 19hs
martes no hay
miércoles 19hs
jueves 19hs
viernes 19hs
sábados: 18hs,
domingos: 8.30, 11.00 y 19.30hs.


Parroquia Natividad - Padre Ignacio Peries

Cómo llegar a la Parroquia del Padre Ignacio:
Domicilio: Mena 2284, Barrio Rucci, zona norte de Rosario, Santa Fe, Argentina.

(0341) 454-2340 // 453-0223/24



Visite la página web de la
Parroquia Natividad del Señor

(parroquia del Rvdo. Padre Ignacio Peries):
www.natividad.org.ar