PORQUE NO DEJAN QUE ME EXPRESE LIBREMENTE

CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOGGER

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG.

ESTE ES MI NUEVO SITIO (todavía en construcción), AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA, GRACIAS.

miércoles, 11 de abril de 2012

Las Falsas Creencias Relacionadas con El Dinero.





Es momento de comenzar a analizar algunas de las creencias negativas y falsas que nos impiden avanzar en el mundo del dinero. Estas creencias nos mantienen pegados a la vieja rutina de vivir sueldo tras sueldo, eligiendo mes tras mes qué facturas pagar y preocupados respecto de cómo ganar más dinero.

Se dice que el 85% de las personas se encuentran a una distancia de tres sueldos de la insolvencia.
Son nuestras creencias limitantes las que nos mantienen atados en trabajos que odiamos, para pagar por las cosas que nos han convencido que necesitamos. ¿Sabes de donde surgió la creencia popular de que las personas ricas son infelices, solitarias, deprimidas, avaras y condenadas a la perdición e incluso al infierno?, ¿quién te metió en la cabeza la idea de que ser rico es moralmente cuestionable y que por otro lado, la pobreza es una virtud?

Debes darte cuenta que el engaño masivo se usa frecuentemente para que “algunos” puedan entronarse definitivamente en el poder.

 Quizás para los franciscanos y para algunas otras respetables órdenes religiosas que han abrazado el voto de la pobreza como fundamento de su espiritualidad, esto sea lo mejor, pero para la gente común como tú o como yo, decir que carecer de recursos es positivo, equivale a ponernos una cadena de perdición.

¿En la iglesia te enseñaron que la pobreza es buena?, ¿crees que la pobreza es parte de tu cultura religiosa? Vamos a desenredar esta madeja de una vez por todas. La Biblia dice muy claramente que el “amor al dinero” trastoca las prioridades y los sentimientos, y que aquel que ama al dinero deja de amar a su familia y a Dios.

 En este tenor, la perversidad no está en el dinero, sino en la adoración al dinero. Es importante analizar el contexto cuando Jesús mencionaba que “era más fácil que un camello entrara por el ojo de una aguja, a que un rico entrara en el reino de los cielos”.  Con esta afirmación, Jesús le estaba hablando a la gente enamorada del dinero; a la gente que por dinero se había olvidado de cuidar su calidad humana y espiritual.

 Lo mismo ocurrió cuando recomendó donar sus posesiones a un joven rico: el muchacho aún siendo religioso, amaba su dinero por sobre todas las cosas. Jesús amó a los ricos y a los pobres. El veía más allá de las apariencias y sabía cómo hablarle a cada persona en particular.Hizo hincapié en que Dios conocía el corazón de la gente y no soportaba que el dinero sea su Dios, pero también dijo que él se hizo pobre para que nosotros fuéramos ricos, y afirmó que los pobres eran bienaventurados porque a través de él, dejaban de serlo.

La Biblia en general dice que tú eres pobre por pereza y que te irá bien cuando ganes dinero honestamente mediante un trabajo inteligente y eficiente, así que ¡déjate de tontas excusas y falsas creencias, y renuncia fervientemente a la pobreza!La pobreza no es buena y nadie debería ser pobre.

 En este respecto, Wilma Dykeman decía lo siguiente con respecto a la pobreza y es bueno saberlo para poder evitarla a toda costa:La pobreza es un sonido. Es el sonido de un llanto perpetuo; de un niño llorando; de una madre sufriendo; de un hombre quejándose; de una tos continua; del conflicto y la desintegración. La pobreza es una visión.

 La visión de unos hombros cansados y manos buscando en bolsillos vacíos. La escena de una tierra llena de basura. La visión de caras marcadas por años de necesidad y carencia de esperanza. La visión de ropas gastadas, demasiado grandes o demasiado chicas para el cuerpo de quien las usa.La pobreza es un olor.

 El olor a cocina con grasa usada y vuelta a usar, la misma que satura las ropas y el cabello; es el olor a camas colmadas de personas desnutridas, de sábanas con olor a enfermedad; olor a bochorno en el verano y frío en el invierno. Un olor a veces nauseabundo.La pobreza es una sensación. Una sensación a través de los poros y los pies. Un frío intenso que quema o un calor tan desesperante que congela con la transpiración. La pobreza duele.La pobreza es un sabor.

El gusto de saliva en la boca hambrienta. El sabor de la comida rancia; el sabor del alcohol que momentáneamente hace pasar las penas pero que no alivia el hambre. No es solo el hambre de hoy, sino el miedo de mañana.

 No es solo el frío del presente, sino la posibilidad de congelarse en el futuro. No es solo el sentirse mal en un día, sino en la acumulación de dolencias. Es miedo, pero un miedo que paraliza y que muchas veces conduce a la corrupción.Viéndolo así, ¿consideras que la pobreza es una virtud? Nadie debería ser pobre.

Nadie merece serlo. La pobreza no es compatible con lo que tú deseas fervientemente, por lo tanto, esfuérzate y trabaja con eficiencia e inteligencia para que tu vida esté colmada de riquezas.

A continuación, pasemos a conocer muchas de las “falsas creencias” más comunes de la gente, las cuales son pensamientos y sentimientos que se han escuchado a lo largo de los años y que han sido adoptados y aceptados de generación en generación.Están en todas partes; son reforzadas continuamente por los medios de comunicación y transmitidas como un virus de persona a persona

.Al ser implantadas desde la niñez, viven en el fondo de la mente colectiva (sin que la gente lo sepa) y tienen el poder de desviarte del camino que puede conducirte hacia el Verdadero Éxito Financiero Personal.

Falsa Creencia Nº 1: "El dinero es la raíz de todos los males".

Seguramente cuando eras pequeño y te encontrabas de vacaciones, tenías una actividad para ganar algunas monedas, y una de tus acciones favoritas era contar tu dinero a final del día.Tal vez tus padres te decían que contar el dinero como tú lo hacías, te convertiría en un tacaño y no les gustaba ver cómo te brillaban los ojos… ¿no es así?

Te has preguntado alguna vez, ¿de dónde salen ideas tan tontas como esta?... de la iglesia por supuesto, ya que en la biblia se escribe: “...pues el amor al dinero, es la raíz de todos los males”. ¿Qué oportunidad tienes de adquirir mucho dinero si no logras identificar la presencia de esta insidiosa mentira en tu mente y puedas reemplazarla con la única y poderosa verdad que es la abundancia y prosperidad financieras?

No es que la religión sea mala; el verdadero mensaje de la religión es de amor y de abundancia. Lo que ocurre es que los fundamentalistas han distorsionado ese mensaje para su propio beneficio egoísta. ¿Por qué razón no deberías querer al dinero?

 Si el dinero representa el símbolo de la abundancia y prosperidad financieras y contribuye al mundo, entonces ¿Por qué debería ser algo de lo que debas avergonzarte? El mundo es en realidad un lugar de abundancia y prosperidad desbordantes a disposición de cualquiera que quiera agregar algo de valor a sus semejantes, gracias a su inventiva y capacidad de innovar.Sin dinero esto sería imposible, entonces ¿crees que eso convierte al dinero en algo malo?...NO!!!

El dinero es bueno; el amor al dinero es bueno porque “amar al dinero es honrar el valor para crear”.

Falsa Creencia Nº 2: "El dinero llega a costa de alguien más".

La gran mayoría de las personas quieren dinero para poder pasar sus días haciendo lo que les gusta, con la gente que quieren y en los lugares que los hacen felices, pero durante años creen que sólo pueden lograr la abundancia financiera a costa de alguien más.

 Creen que Dios no desea que tengan dinero, lo cual es lo más absurdo del mundo; creen que no hay suficiente para todos y que la única forma de subir por la escalera del éxito financiero, es pisando a otros.

No tienen ni idea que estas creencias limitantes son comunicadas en forma sutil a sus mentes subconscientes y reforzadas subliminalmente cientos de veces al día.

 Nunca se les ocurre pensar que existe una razón por la cual la gente adinerada es presentada como egoísta, tacaña y corrupta en los medios, en los salones de clases, en la iglesia y en la cultura popular. Y nunca ponen en tela de juicio la lógica subyacente la cual les dice: Como la existencia de riqueza está limitada por el suministro de recursos físicos (tierra, petróleo, gas, minerales, etc.) adquirir más de lo que te toca, es incorrecto y egoísta…

La idea de que la riqueza es finita y que el aumento de riqueza para uno, resulta en la reducción de riqueza para otro, parece lógica a simple vista, pero es tremendamente falsa. Nada podría estar más alejado de la verdad. Dios nos hizo a su imagen y semejanza con una inteligencia creativa capaz de producir una cantidad infinita de cosas que necesitamos.

 La mayoría de la gente cree que deben alcanzar la riqueza, principalmente para su beneficio personal, pero ésta es una visión demasiado estrecha. Dios desea que todos seamos ricos, porque un aumento en nuestra riqueza, casi siempre representa un aumento aún mayor en la riqueza de la sociedad.Así es que, ¿por qué a tanta gente le gusta ver a los ricos pintados como infelices, superficiales y deshonestos?

 La razón es simple; les proporciona a ellos una buena excusa por su propia falta de iniciativa.Ellos pueden pregonar que la razón por la cual no son ricos es porque “no quieren rebajarse a serlo”… ¿No te parece la excusa más tonta del mundo?

Falsa Creencia Nº 3: "El dinero no es tan importante".

Di eso a una familia que pasa hambre o a una familia que necesita dinero para algún problema de salud y ellos podrán decirte la importancia que tiene el dinero.Hemos sido condicionados desde niños para creer que el dinero no es importante.

Hemos sido condicionados para creer que el deseo de tener dinero es malo y poco ético, sin embargo, el mundo entero parece correr detrás del dinero.Esta es una de las falsas creencias más conocidas por el hombre, y es uno de los motivos principales por los que la mayoría de la gente no es rica.

 El dinero simplemente es un modo de medir la cantidad de valores que las personas crean para los demás. Si tú tienes mucho dinero, esto quiere decir que has creado mucho valor para otra gente. Tan simple como eso.Si tú no tienes todo el dinero que te gustaría tener, se debe simplemente a que aún no has encontrado un modo de producir la clase de valor para otros, que eres capaz de generar, o el valor que te gustaría proveer.

Mira a tu alrededor; mira los países y las ciudades que tienen carencia de dinero; al hacerlo encontrarás que en esos mismos sitios, por lo general, existen más crímenes, más explotación de personas, más enfermedades, más sufrimiento, más muertes y menos educación que en aquellos países donde existe abundancia de dinero.

Puede que el dinero no sea la cosa más importante de la vida pero afrontemos los hechos ahora: El dinero es extremadamente importante hoy en día; es con lo que tú te sustentas, por lo tanto, no puedes prescindir de él; es lo que te permite comprar el alimento, el agua, la vivienda y la ropa; es lo que te permite pagar tus cuentas médicas; es lo que te permite ayudar y apoyar a las demás personas que están alrededor tuyo, incluyendo a tus seres queridos, y sabemos que todas esas son cosas muy importantes, por lo tanto, el dinero es tan importante como todas esas cosas que puede comprar.

A propósito, si tú sientes que es más importante ayudar a los demás que ser rico, déjame decirte que cuanto más dinero tengas, más podrás ayudarlos.Puedes hacer mucho más por los demás y puedes ayudar a mucha más gente, si tienes más dinero.

Sólo cosas buenas pueden venir de tener más dinero, al menos si tus actos y motivos para generarlo y donarlo, son puros y nobles.

Falsa Creencia Nº 4: "El dinero se acaba rápidamente".

Este es un miedo originado por el hambre y la miseria que pudieron vivir nuestros antepasados (aunque obviamente no es un caso generalizado).

Se trata de una paranoia que dice así: El dinero se acabará y me quedaré sin nada. Este pensamiento crea la necesidad de ser tacaños; produce miedo a dar y a gastar. No nos permite disfrutar haciéndonos regalos a nosotros mismos.

Cada vez que se pagan las facturas se sufren ataques de angustia. Se cree que uno hace daño a la gente cuando le pagan dinero. Se vive con el pensamiento de que no es justo recibir todo el dinero que uno merece.

Falsa Creencia Nº 5: "El dinero debe ser hecho poco a poco y con prudencia".

Nada puede estar más lejos de la realidad. El único modo de gozar del dinero es haciéndolo rápidamente.¿Qué tiene de bueno el dinero si no puedes disfrutarlo ahora mismo, en vez de tener que esperar veinte años? ¿Qué tiene de bueno el dinero si no puedes ayudar a los demás ahora mismo, en vez de tener que esperar veinte años?

 Cuanto más rápido ganes mucho dinero, más rápido podrás mejorar tu nivel de vida y el nivel de vida de aquellos que están a tu alrededor.

 No hay ninguna regla que diga que el dinero debería hacerse de forma lenta y prudente.También encontrarás que cuanto más dinero hagas, más fácil te resultará hacer más dinero, debido a que comenzarás a cambiar tu enfoque durante el proceso, y ese cambio de enfoque sencillamente atraerá hacia ti más abundancia financiera.

Falsa Creencia Nº 6: "Es muy complicado ganar dinero".

Este pensamiento se fundamenta en la frase bíblica: “te ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Y en otra más popular que dice: “Dios aprieta pero no ahoga”.

La misma crea el hábito de luchar y de sacrificarse mucho para ganar todo el dinero que se necesita; se vive con la angustia de no tener suficiente.

Con demasiada frecuencia las cuentas bancarias se encuentran en números rojos; no se puede llegar a fin de mes con un sobrante y denota la imposibilidad de ahorrar.

Falsa Creencia Nº 7: "Si gano mucho dinero, otro saldrá perdiendo".

Esto es un absurdo de alto calibre; es el premio al mayor de los disparates. Hay bastantes oportunidades y suficiente dinero dando vueltas en este mundo, de modo que cada uno puede ser un ganador.De hecho, hay más que suficiente en circulación, aunque mucho del dinero sea intangible.

 La única razón por la que no hay más ganadores en el área financiera, es porque no creen que puedan hacerlo de forma ética y moral.

Tan pronto como consigas liberarte de esta falsa y absurda creencia, empezarás a tener conciencia de cuánto más rico puedes llegar a ser. También te darás cuenta cómo, al ser un ganador financiero, puedes ayudar a otros a ganar también.Puedes hacerte rico, usando medios éticos y legales sin tener que engañar o lastimar a los demás.

 De hecho, ésa es la única manera recomendable de que lo hagas. La manera más fácil de llegar a ser rico es “creando valor” en las vidas de las personas, y de esa forma, no hay perdedores.

Falsa Creencia Nº 8: "Si nací pobre, es imposible que llegue a tener mucho dinero".

Cada día se hacen nuevos ricos. Muchos de ellos son o fueron autodidactas; personas que comenzaron con nada (o casi nada) y que amasaron grandes fortunas, simplemente porque así lo decidieron y no dejaron que nadie los disuadiera de alcanzar sus metas financieras.

Si tú crees que tienes que nacer en cuna de oro para ser rico, te estás perdiendo de todas las riquezas que hay a tu alrededor, esperando que las reclames.

No creas ni te dejes influenciar por los roba-sueños. Si tú naciste pobre y sin ninguna oportunidad, tienes las mismas oportunidades que cualquier otra persona para llegar a tener mucho dinero, disfrutar de él y compartirlo.

Falsa Creencia Nº 9: "Con dinero puedo comprar el mundo".

Este pensamiento representa el síndrome del niño mimado. Se concibe el dinero como un arma de poder. Produce codicia. Se intenta comprar el amor y el reconocimiento de los demás con dinero.No se percibe el valor espiritual de la vida ni de las personas.

 Crea la necesidad de ganar más y más dinero para poder continuar gastándolo y derrochándolo. El estrés se hace inevitable y el vacío espiritual es enorme.


Falsa Creencia Nº 10: "La pobreza es signo de nobleza y espiritualidad".

Una de las más destructivas creencias es la idea de que el dinero y la espiritualidad no se pueden mezclar. Con esta programación negativa instalada, es difícil evitar crearse ideas de pequeñez y falta de valor cuando se enfrenta al mundo.

De una u otra forma, tu computadora mental te da una impresión cada hora del día, y si esa impresión está llena de conflictos y confusión acerca del valor del trabajo que tú estás haciendo, es imposible que te sientas feliz, realizado y exitoso. Cuando eras niño, seguramente aprendiste que habías nacido lleno de pecado y que el único camino hacia tu salvación era a través del sufrimiento, entonces: ¿Qué posibilidades crees que existan que puedas crecer orgulloso de lo que haces para tratar de progresar financieramente en la vida?

Peor aún, su vives tu vida en base a las impresiones de tu computadora mental y no sabes si la programación es cierta o falsa, correcta o incorrecta, si te lleva al éxito o al fracaso financiero o si sirve a tus propios propósitos o a los propósitos de alguna fuerza extraña y desconocida, el resultado inevitable será la duda de ti mismo, el temor y el sentido de culpa que socavan tu entusiasmo, destruyen tus facultades de imaginación, desalientan tu iniciativa y alientan tu dependencia, por lo tanto, el único perdedor serás tú.

Falsa Creencia Nº 11: "No existe cosa más segura que el dinero".

Este pensamiento está originado por un profundo sentimiento de abandono vivido durante la infancia. Provoca un exceso de control sobre la cantidad de dinero que se posee. Existe una marcada obsesión por ahorrar.

Se pueden perder buenas amistades por amar más al dinero que a los amigos. Se cree que el dinero es un agente protector y que elimina el miedo al futuro.



Falsa Creencia Nº 12: "Si no tengo dinero, soy un don nadie".

Este pensamiento es uno de los mensajes subliminales de la publicidad consumista. Se tiene la convicción de que el dinero solo pertenece a los ricos y a las personas importantes. Existe el riesgo de convertirse en un adicto a gastar y gastar dinero.

Se gasta más de lo que se genera y finalmente se entra en un círculo vicioso de tener que endeudarse para poder continuar con el mismo nivel de vida.


Falsa Creencia 13: "Los ricos tienen mucho dinero, pero sus vidas son una calamidad".

¿Has oído alguna vez la expresión: “Tal vez no seamos ricos, pero por lo menos somos felices?” Esta afirmación solamente quiere decir: nos alegramos de ser pobres. Eso significa que somos buenas personas, con la conciencia limpia y somos felices porque los ricos son malos, superficiales, infelices y tacaños.

Si te fijas bien, los medios de comunicación nos bombardean con esta idea, día tras día, mediante un desfile de historias acerca de gente famosa que debido a la calamidad de sus vidas se encuentran en clínicas de rehabilitación, que sufren de anorexia, que tratan de suicidarse y que cambian de pareja constantemente. Los medios de comunicación, los editores, la gente de cine y de televisión, etc., son grupos humanos que saben que un artículo periodístico, una historia o un libro, mientras más esté de acuerdo con las creencias populares (negativas y desgastantes), más le gustarán al público.

Pocas personas quieren oír hablar de personas ricas, normales, equilibradas y que hacen el bien. Eso no vende. De esta manera hemos sido condicionados para poner límites a nuestras ambiciones ya que toda esta programación subconsciente hace que aceptemos una visión limitada de quiénes somos y de lo que somos capaces de hacer.Ahora, está claro que todos queremos incrementar nuestra riqueza y nuestros logros financieros.

¿Quién no quisiera eso?... pero siendo que nuestras creencias básicas son que la gente rica no puede ser feliz, nos la pasamos saboteando constantemente nuestra abundancia financiera.Todos queremos convertirnos en personas financieramente exitosas que gozan de un estilo de vida ideal, pero nuestras mentes subconscientes nos recuerdan que también queremos caerle bien a los demás, ser buenas personas e irnos al cielo cuando dejemos este mundo

.Nos han hecho creer que los ricos no pueden tener todos esos privilegios, por lo tanto, si no somos ricos, podremos acceder a todos esos beneficios. Si comenzamos a buscar las razones por las cuales algunas personas parecen atraer la riqueza y la prosperidad financieras sin hacer mayor esfuerzo, mientras que otras se esfuerzan por permanecer pobres toda su vida, eso nos hará ir más allá de las respuestas usuales.

Nos hará comprender que todos tenemos la capacidad de convertirnos en personas financieramente exitosas que gozan de un estilo de vida ideal, y que lo único que nos impide accionar esta capacidad, son nuestras propias falsas creencias acerca de quiénes somos y de qué merecemos.

 La única diferencia entre una persona rica y otra pobre (financieramente hablando), es que una de ellas tiene actitudes positivas acerca de ser rico y la otra no. Una ve la creación de riqueza como un medio de traer al mundo el aumento de la abundancia, mientras que la otra secretamente ve eso como algo que se opone a su felicidad. Es evidente que el dinero no compra la felicidad, pero sí es capaz de limar las asperezas de la vida y evitar mucha infelicidad.

Es mucho más fácil ser feliz cuando uno tiene suficiente dinero para pagar el alquiler, cuidar a los hijos y comprar comida nutritiva para su familia.Responde con sinceridad, ¿te sientes feliz, satisfecho y realizado cuando no tienes un centavo en los bolsillos y las cuentas te tienen hasta el cuello? En este momento me viene a la memoria, un dicho de mi abuelo que decía: “Hasta la pobreza es llevadera con dinero”.

 El se refería a que el dinero si era importante, porque ayudaba mucho en las peores situaciones de la vida. ¿Recuerdas al gran pintor español, Pablo Picasso? El decía: “Me encanta vivir como pobre, pero con mucho dinero”, lo cual confirma que el dinero es algo bueno y no por tenerlo en grandes cantidades, tu vida tiene que ser una calamidad.

 El dinero simplemente amplifica los rasgos de tu carácter, así que cuando tengas dinero, sin duda serás más de lo que eres ahora, por lo tanto, pregúntate: ¿Que soy en este momento?, ¿Es bueno que cuando tenga mucho dinero, estos rasgos de mi carácter se amplifiquen?, ¿Ahora que no tengo dinero, debo renunciar al mismo o empezar a cambiar lo que no me gusta de mi carácter?

Falsa Creencia Nº 14: "Hacer dinero o pensar en él, es un pecado".

Si tú engañas o lastimas a otros para lograr tu propio beneficio económico, en ese caso, obtener beneficios sería malo. Pero si tú creas valor para otros, obtener un beneficio económico siempre es bueno.Cuando creas mucho valor para los demás, los estás ayudando a vivir mejor sus vidas. No hay nada pecaminoso en ayudar a los demás, hacer un gran trabajo y ser recompensado económicamente por ello.

 El dinero no transforma a la gente buena en gente mala. El dinero simplemente amplifica los rasgos de tu carácter y las cualidades que son inherentes y permanecen dentro de ti: Si eres una buena persona, cuando tengas mucho dinero podrás hacer un mayor bien; si eres es una mala persona, tener más dinero te permitirá hacer un mayor daño.
La mayoría de las personas en el mundo entero, realmente son buenas personas. Tienen mucho para ofrecer a los demás, entonces, como estoy seguro que tú también perteneces al enorme grupo de personas buenas, sólo podrás hacer todo mejor, cuando tengas más dinero.

Falsa Creencia Nº 15: "Tener dinero significa trabajar mucho y no tener tiempo para la familia, los amigos y la diversión"

Existe una enorme diferencia entre el trabajo duro y el trabajo inteligente. La gente financieramente exitosa ha aprendido a trabajar inteligentemente, y eso es lo que tú también debes hacer.

Han aprendido a encontrar otras personas financieramente exitosas a las que pueden emular para no incurrir en sus mismas equivocaciones, y de esa manera, pueden ahorrar mucho tiempo, dinero y esfuerzo, así como muchos dolores de cabeza.Conseguir que tu negocio comience a funcionar, requiere trabajo inteligente.

 No hay otra manera, pero, así y todo, puedes tomarte un tiempo fuera del negocio para tus seres queridos y para divertirte. De hecho, es altamente recomendable que hagas eso.Si pasas todo tu tiempo intentando mantener tu negocio a flote, es porque no estás encarando bien las cosas o estás en el negocio incorrecto.

Falsa Creencia Nº 16: "Si tengo mucho dinero, caeré mal a la gente".

La gente te juzgará de todos modos (tengas o no tengas dinero). Te están juzgando en este momento. Es lo que la gente hace, y desafortunadamente con mucha frecuencia. La mayoría de la gente ni siquiera sabe quién eres tú.

Ellos no te conocen realmente; sólo saben lo que piensan que eres tú, basados en la poca información que tienen sobre ti.Así pues, déjalos que piensen o sientan lo que quieran, ya que no saben hacer nada mejor. No debes preocuparte por esa gente. Recuerda que el respeto y la amistad se ganan. Si no pueden apreciar quién eres tú, no merecen tu tiempo ni tus pensamientos.

Muchas de estas falsas creencias han estado flotando alrededor de nosotros por centenares de años y fueron típicamente invocadas por gente que no conocía nada mejor que hacer.Muchas de estas creencias negativas quedaron programadas dentro de nosotros desde que éramos muy niños, pero ahora que somos adultos, podemos pensar por nosotros mismos; podemos elegir solamente las creencias que nos benefician y desechar las que creencias que dejaron de ser útiles y que carecen de poder.

Todo está en nosotros mismos; las creencias son muy poderosas y son las que dictan nuestra calidad y estilo de vida, por lo tanto, te invito a cambiar tus creencias para que te cambie la vida. Libera tu mente y el dinero te seguirá.Falsa


Creencia Nº 17: "Si quiero mucho dinero, tengo que vender mi alma al diablo".

Una de las cuestiones más perjudiciales dentro de estas creencias negativas, es la noción altamente difundida de que “tienes que vender tu alma al diablo para hacerte rico” y la falsa creencia de que “los pobres son por naturaleza, honrados y de buenos principios”.Te has preguntado alguna vez, ¿Qué es lo que tiene mayor trascendencia y responsabilidad en tu nivel actual de riqueza?, ¿tu empleo? ¿Tu educación? ¿Tu experiencia? ¿Tu círculo de influencia?

 Si respondes positivamente a alguna de las anteriores preguntas, debo contradecirte y demostrarte que una fuerza más profunda que el conocimiento, las circunstancias o las oportunidades es la responsable de tu actual nivel de riqueza, y que tu actual nivel de riqueza no cambiará hasta que lo entiendas y entres en frecuencia con esta fuente de poder ilimitado. No tienes que vender tu alma al diablo para hacerte rico.

Dios quiere que seas rico en todo (en salud, en amor, en paz espiritual y en abundancia material), por lo tanto, el aumento en tu riqueza significa el aumento en la riqueza de otros, aunque muchos no lo acepten, sin embargo, no te preocupes por ellos, que al final de cuentas son los que terminan realmente pobres gracias a su “inteligente” forma de pensar. Por supuesto que no vas a oír buenas noticias como esta en los medios de comunicación, porque los periodistas que informan sobre las buenas noticias, tienen hijos pobres y desnutridos, precisamente por vender ideas que la gente “no compra”.

La gente de pequeños cerebros lavados, sólo está feliz cuando llueveSe conforman con la idea de que los ricos se hacen más ricos y que los pobres se hacen más pobres. Puede ser cierto en algunos países oprimidos o devastados por la guerra, pero en general, esto es absurdo.Todo lo que tienes que hacer es comparar lo que los niños y jóvenes tenían antes y lo que tienen ahora para ver lo ridículo que es ese concepto.La verdad es que tú tienes el poder de alcanzar cualquier meta financiera que puedas aceptar subconscientemente y que esté a tu alcance.

 Si no te satisface tu realidad financiera actual, tienes el poder para cambiarla.


Falsa Creencia Nº 18: "La gente buena se corrompe por culpa del dinero".

Una pistola puede usarse como un arma asesina o para defenderte de un asesino. Ahora, ¿Crees que puedes convertirte en un asesino, solo por comprar una pistola? Por supuesto que NO!

Uno puede ser un asesino en serie o una persona muy útil… y la pistola no tiene nada que ver con la diferenciaSi lo piensas detenidamente, lo mismo se aplica con el dinero. Este es sólo una herramienta y tal como una pistola, puede usarse para hacer el mal o para hacer el bien.

Durante las horas en las que permaneces despierto, tu mente consciente (pensante) está interactuando constantemente con tu mente subconsciente, y estas interacciones son las que activan tus sentimientos, pero, no es por falta de conocimiento, habilidad u oportunidad que hasta ahora la riqueza y el éxito financiero se te hayan escapado.Se debe principalmente a que cuando tu mente subconsciente cree en mentiras insidiosas como que “la gente buena se corrompe por culpa del dinero”, surge dentro de ti un conflicto cada vez que quieres aprender nuevas habilidades y hacer cosas con la intención de ganar más dinero y convertirte en una persona financieramente exitosa que goza de un estilo de vida ideal.

Seguramente has comprobado que cuando piensas y comienzas a actuar en formas que pueden traerte más riqueza económica a tu vida, emergen tus sentimientos de duda, temor y pequeñez.

 Estos sentimientos negativos pueden ser tan fuertes que causen literalmente que seas eliminado mental y emocionalmente. Por lo menos causan que tú, sin darte cuenta, sabotees tus propios proyectos y te retires a tu zona de cómoda protección, ante la primera señal de adversidad.

Entonces, ahora que ya conoces muchas de estas falsas y destructivas creencias, a partir del próximo reporte, aprenderás a descubrir “tus propias creencias con relación al dinero”, ya que pueden ser las mismas que vimos hasta ahora u otras muy diferentes. Una vez que lo hagas, aprenderás a reprogramar tu mente subconsciente y eliminar para siempre estas creencias limitantes y altamente negativas.

Autor: Raúl Alejandro Rico Aranibar.

energiasfemeninas.ning.com