PORQUE NO DEJAN QUE ME EXPRESE LIBREMENTE

CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOGGER

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG.

ESTE ES MI NUEVO SITIO (todavía en construcción), AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA, GRACIAS.

lunes, 12 de marzo de 2012

Meditación de la sonrisa interior

La sonrisa es la energía más fuerte en lo que respecto al poder personal.

1.-La auténtica sonrisa interior a los órganos hace que todos ellos aporten su propia fuerza para generarla y canalizarla hacia los sentidos, especialmente los ojos.
Los ojos conectan con todos los órganos y sentido s. Cuando se aprende a hacerlo se puede enviar fuerza a todos los órganos.
Imaginemos que tenemos 63 trillones de células. Cada célula produce un minúsculo milímetro de energía Multiplicado este por los 63 trillones de células, la cantidad de energía obtenida es enorme.
Cuando estamos relajados, calmados, y sonreímos, podemos mantener la energía en el punto culminante de su fuerza, y asimismo, podemos lograr que esté siempre preparada para entrar en acción. ¡El nivel de energía es siempre la clave principal!…

2. – Cuando aumenta nuestro nivel de energía , contamos con más fuerza para multiplicar nuestras capacidades, tenemos más flexibilidad de acción y sabemos mejor lo que queremos y como conseguirlo, esto es, contamos con mayor claridad de ideas.

3. – Sonría a sus órganos sexuales. Cuanto mayor sea su nivel de energía sexual, más poder personal tendrá. Cuando decrece la fuerza sexual disminuye el poder personal.
Debe practicar para conservar e incrementar la energía sexual, reciclándola al mismo tiempo.

Cuando hay problemas en los órganos, pueden surgir ciertas emociones. La persona que padece de afecciones pulmonares puede ser propensa a la tristeza o depresión. El exceso de congestión o calor en el hígado provoca la ira o mal humor. Si se calienta fácilmente el corazón puede aparecer la violencia, el odio o la crueldad. Los problemas del bazo y páncreas suelen ocasionar tristeza, angustia y falta de decisión.
Los riñones debiles provocan los miedos, y la falta de alicientes.

Cuando aparezcan sentimientos negativos, no juzgues a la persona o a la situación, solo tienes que ponerte en contacto con tu Yo interior, utilizar la meditación de la Sonrisa interior y transformarás los sentimientos negativos en la energía positiva de las virtudes.

Para dominar esta técnica se necesita practicar todos los días, pero los efectos se notan a la larga, incluso las personas que te rodean , sentirán tus vibraciones más elevadas ya que con esta meditación estarás aprendiendo a amar incluso hasta tus propios enemigos.

Cuando hayas aprendido a amarte a ti mismo y a conectar con la reserva ilimitada de Amor Universal, tendrás tal abundancia de Amor que notarás que se desborda, y lo podrás enviar a los seres queridos y a las personas sufrientes.
Nuestras células está recubiertas de una membrana muy sensible y cuando tu sonríes a esa célula, órgano o glándula , esta parte de tu cuerpo que está viva recoge tu deseo de bienestar, y puedes notar como un hormigueo o una presión en la zona, lo cual significa que ha recogido la sonrisa. La ciencia ha reconocido que el simple hecho de hacer el gesto o mueca de una sonrisa, el cerebro emite las mismas vibraciones que cuando está satisfecho.

MEDITACION DE LA SONRISA INTERIOR

Pies en el suelo y juntos. Manos unidas de forma que la palma de la mano izquierda quede en el regazo mirando hacia arriba y la palma de la mano derecha boca abajo encima de la izquierda con el dedo pulgar de la derecha cruzado sobre el dedo pulgar de la izquierda.

Los ojos cerrados o semicerrados.
Piensa en la planta de los pies, nota su conexión con el suelo y con la energía de la madre tierra.
La lengua presionando el paladar.
Piensa en una sonrisa la mas bella que puedas recordar, o simplemente sonrie fisicamente y si no puedes, haz la mueca de la sonrisa, eso tambien es valido.

Descripción del ejercicio de la sonrisa interior:

1. Siéntese en una silla o sillón y relaje su columna de manera cómoda y distendida.
2. Cierre los ojos y emitiendo una respiración profunda suave y armoniosa, inspire y exhale 3 veces, así comienza a concientizar con su respiración y sus sonidos personales.
3. Inicie una concentración en su frente y sonría trasladando dicha emoción al interno de su cuerpo
4. Corrobore que sus pies toquen el piso ( enraizamiento ), en posición paralelos, jamás cruzados.
5. Cierre los ojos y centre su atención específicamente en el entrecejo, llamado tercer ojo.
6. Relaje su frente y suelte su energía de su sonrisa que expanda la zona de sus ojos con una bonita y deslumbrante luz dorada.
7. Evoque un lugar agradable en donde le gustaría estar y sienta una bonita energía de sonrisa interior, como un fuerte rayo de sol que la alumbra con mucha luz y guíe la luz hasta el entrecejo y potencie dicha fuerza.
8. Deje fluir el Chi que se deslice entre y sobre sus ojos, nariz, mejillas, sienta como comienza a relajarse y sienta como comienza a correr una corriente energética que la nutre de paz y la nivela, permitiéndose relajar hasta los poros de su piel y todos los músculos del rostro y una energía de sonrisa inunda su ser.
9. Descienda hasta los labios despacio y responda con una cálida sonrisa y si se atreve exprese una carcajada, si lo desea y realce con esa luz dorada las comisuras de los labios y fortifíquelos.
10. Descienda hacia la zona de la mandíbula y permítase iluminarla con una deliciosa luz dorada y a la vez descubriendo su Yo interno.
11. Baje lentamente por el cuello, ya sea por los laterales o si lo prefiere por la parte central posterior así descendiendo deliciosamente por la columna de manera muy despacio y aportando una luz deliciosa a la misma y sintiendo una caricia de relajación que desanuda los nuditos de nervios y contracturas.
12. La luz dorada que nos acompaña y nos purifica penetrará en las glándulas y las masajeará y depurará toda toxina adversa a nuestro organismo.
13. Baje por la garganta y su extensión en la zona de la larínge hasta el timo y comenzará a sentir una relajación tan intensa que lo podrá extender hasta el plexo solar .
14. Dirija su sonrisa interior a su abdomen y zona genital y continúe descendiendo muy lentamente hasta que sienta la capacidad de renovación de su propia energía, es decir que pueda percibir la variación energética en su interior, que haga fluir una sensación de felicidad, de tener deseos de esbozar una sonrisa con fuerza y ganas , con fuerza, que continúe con una interconexión energética que penetre entre los poros de la piel, que se diluya entre los poros de los huesos, músculos de cada falange de sus pies
15. Llene de luz que brinda y proyecta su sonrisa interior a todo su organismo y se intentará concentrar en su gran poder energético.
16. Tras la práctica usted sentirá circular y fluir una natural y preciosa nitidez de pura energía que circula por su organismo y obtendrá un autocontrol sobre el equilibrio psicofísico.

Fuente: zonameditación.com.ar.-Publicado:Cristina Moure Santos