PORQUE NO DEJAN QUE ME EXPRESE LIBREMENTE

CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOGGER

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG.

ESTE ES MI NUEVO SITIO (todavía en construcción), AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA, GRACIAS.

miércoles, 14 de marzo de 2012

APRENDER A CANALIZAR


A través de estos cinco breves mensajes voy a intentar crear un esbozo de cómo es la canalización.

A través de la canalización podemos acceder a nuestro Yo Superior, podemos encontrar sentido en nuestra vida, encontrar a aquellos seres que nos acompañan en este viaje, y podemos recibir su abrazo y reconocerlo.

La Canalización I, El Alma

Normalmente hay varias fases en la canalización según cuan profundo es el trabajo del canalizador, pero también hay personas, que por su trabajo espiritual se saltan unas fases para llegar a lo que de verdad es la misión de su vida, como por ejemplo los sanadores, que canalizan energía pero no canalizan a sus guías.

Canalizar no es sólo encontrar respuestas, sobre todo es encontrarnos a nosotros mismos. Es así, también debemos canalizar nuestro propio ser y nuestra propia energía. Lo que hace que esta vida sea tan complicada es la falta de luz sobre ella, es pues necesario abrir nuestro corazón para que la vida sea VIDA y el amor sea AMOR. Y esto no es complicado, no tanto como esperamos, ser felices es una elección de vivir en afinidad con la vida y no en su contra.

Cuando empezamos a canalizar, lo más importante es buscar una puerta hacía su alma. No podemos adentrarnos en un mundo desconocido donde los pensamientos se hacen reales y donde las emociones cobran consciencia si no accedemos con un corazón libre de impurezas, y ese es el alma. Aquellas persoas que se adentran con el ego a otros planos superiores de consciencia no acceden facilmente a seres de luz, se encuentran con su propio ego reflejado en otros seres o consciencias.

Una vez en el nivel de consciencia de nuestra alma podemos adentrarnos a planos superiores. El alma tiene contacto con nuestro guía, tiene acceso al Yo Superior, tiene consciencia de si misma y de la vida. El alma es un niño con un corazón inmenso y es aquella parte divina más accesible que tenemos. No podemos darle la espalda, no podemos negarle el lugar más importante de nuestro ser, pues el alma es el Yo más íntimo que podemos imaginar en esta vida. Más allá, en un nivel más alto, se encuentra el Yo Superior, pero también más difícil de sentir desde nuestra consciencia.

Cuando se canaliza, la persona tiene acceso a su Yo Almico, y desde él puede escuchar a su propio guía, a seres de luz o incluso a su Yo Superior, un ego nunca podría hablar con el Yo Superior, es necesario acceder al alma para poder subir de nivel. No hablo del espíritu o la energía, si no de la consciencia. Nosotros, el yo racional y mental, no puede tener acceso a realidades más elevadas. Allá donde hay el ego no deja paso al corazón no puede haber luz. Se necesita acceder al alma.

¿Cómo logramos este primer paso en la canalización?

El acceso al alma no es complicado, es simplemente un juego. Nuestra alma reconoce la alegría y se experimenta en ella, nuestra alma reconoce nuestro entusiasmo y se vive en él. No tenemos que entender que es la consciencia la que accede al alma, aunque desde nuestro punto de vista lo parezca, en verdad es el alma la que juega en nuestra realidad. Cuando cantamos, cuando creamos, cuando sonreímos, cuando amamos, estamos abriendo una puerta a nuestra alma. Bloquear la inocencia es sinónimo de bloquear el espíritu de la vida. El alma sólo se manifiesta allá donde se reconoce, allá donde hay amor, donde hay luz, vida alegría, juego… no puede manifestarse allá donde hay egoísmo, ni rabia, ni ira. Aquello no es el alma, y aquel que intente acceder a planos de conciencia desde este punto no encontrará luz, pues no es el alma quien accede.

Es pues, necesario pararse, sentir, abrir paso al amor que en nosotros habita, abrir el corazón y la luz que en nosotros habita, y así dar cabida en nuestro presente a la verdadera realidad. Sólo desde este lugar empieza el verdadero camino hacia nuestro Yo Superior. Sólo con el corazón podemos encontrar el camino de regreso a casa.

La Canalizacion II, aquello que no nos deja ver

El alma sólo podemos acceder con una intención limpia. No se pude acceder a un trabajo puro con una mente espesa o con unas intenciones egóicas. Ya sabemos que al ego sólo puede hablarle otro ego pues sólo escuchará a un ego, y a la razón sólo puede hablarle otra razón porque no entiende más que de razonamientos. Nuestra alma es un ángel, y un ser angélico no razona, no entra en esos juegos de la mente ni del ego.

Primero hay que dejar atrás todo lo superfluo. Hay que limpiar aquello que estorba. Este camino sólo puede terminarse con un corazón limpio de impurezas, por ello, necesitamos liberarnos de tanta paja.

Es verdad que podemos acceder a estados internos muy altos sin limpiar totalmente nuestro ego, eso son aquellas pequeñas experiencias místicas que a veces tenemos. Pero en realidad son una ventana que nos abren los guías para que veamos cuanta luz y cuanto amor nos aguarda si decidimos continuar el viaje.

Para liberarse de todo aquello que nos sobra no hace falta más que la intención. Es necesario diferenciar entre aquello que nos alimenta y lo que no, aquello que es pasión y enturbia nuestra razón y aquello que es amor y aclara nuestros sentidos, aquello que es humildad y nos acerca a los que nos rodean y aquello que es “pena” nacida del orgullo y del ego que juzga a nuestros hermanos. Esta en nuestra mano elegir y todos tenemos la oportunidad de hacerlo. Nunca es tarde para decir: “Este que actúa así no soy yo. Yo soy aquel que es consciente de que este es sólo un papel en la gran obra de la vida, yo soy el alma que habita dormida mientras lo temporal cree ser eterno. Yo soy lo atemporal y por ello, esta actitud completamente efímera que ahora manifiesto, no soy yo, y no me reconozco en ella. Pues yo soy amor, yo soy luz”. Esta frase es sólo una frase, no es más valida que otras. Es el significado lo importante, en el momento que alguien es consciente de que aquello no es él comienza un trabajo que sólo durará unas pocas fases antes de concluir. En el momento que alguien dice que “no” a una conducta que suele manifestar, o un patrón de conducta, comienza una fase mucho más sencilla, en la que se repetirá aquella conducta y la persona ha de ser capaz de corregir antes o durante dura lo que ha ocurrido. De nada sirve hacer algo y luego arrepentirse, debemos modificar nuestra conducta en el mismo momento porque si no aparecerán sucesos una y otra vez que nos hagan participar egóicamente según nuestro patrón de conducta hasta que seamos capaces de corregir nuestra acción.

No estoy diciendo que esto haya que hacerlo antes de canalizar, esto es un trabajo de toda una vida y es la intención la que muchas veces nos abre las puertas a otra realidad. Pero tampoco podemos creer que trascendido a nuestro ego cuando no hemos hecho más que empezar el camino.

Existen 4 cualidades a trabajar en nosotros, 4 escalones para liberarnos de lo superfluo: la humildad, la carencia de deseos, el amor, y el discernimiento. Estas cualidades debemos manifestarlas en todo momento mientras accedemos a otros estados e consciencia, pero sobre todo aquellas personas dedicadas a la canalización han de tenerlas muy en cuenta pues los mensajes que reciben irán a parar a otras personas que no tienen porque ser conscientes de que los mensajes pueden estar transformados por el ego, por los deseos o por el juicio y raciocinio de quien canaliza cuando el estado en el canal no es adecuado.

Cuando una persona accede a mundos paralelos a través de la razón y del ego podemos ver que obtiene respuestas, muchas veces validas, pero esas respuestas no ayudan al crecimiento de la persona, no ayudan a despertar. Pueden encontrar respuestas, si. A veces acceden a “poderes” ocultos como la clarividencia, la telepatía, pueden obtener mensajes sobre el futuro de alguna persona. Pero eso no es luz en el camino hacia el hogar, eso es luz en una vida superflua. En estos casos, tanto el consultante como el canal son participes de este error, los dos buscan en lugares equivocados. Cuando una persona consulta a un canal debe tener en cuenta que tipo de seres quiere que le contesten y en afinidad a esto preguntar una cosa u otra. Es necesario discernir.

Lo mismo el canal debe aprender a decir que no a algunas consultas pues el está atrayendo hacia sí seres de planos poco elevados. No son ángeles aquellos que nos hablan de nuestros vecinos, de nuestro futuro o de lecciones de vida para el ego.

La canalización III. Accediendo al alma, un estado superior de consciencia

Para acceder al alma solo es necesario alejar las dudas y no buscar resultados. El alma es un niño que juega, debemos dejarla jugar. No pensemos que comportarnos como un niño nos hará estar más cerca de ese estado, puede ser un espejismo del ego el que busca “aparentar” ser como un niño, como un rol que manifiesta nuestra personalidad para ganar confianza y cariño de los demás. El niño interno es un ángel, es todo luz y amor.

Podemos acceder a él en cualquier momento del día siempre despejando nuestra mente.
Cómo técnica más válida aconsejo la creatividad. El niño interno es el ser creativo que manifestamos. Es por ello que muchas personas aseguran que su profesión es creativa cuando realizan tareas como planchar o lavar ropa, o la informática o incluso la contabilidad, y claro que son tareas creativas en cuanto dejan paso a su niño interno y le hacen partícipe sus acciones. El niño interno convierte su trabajo en un juego logrando que aquello tedioso y aburrido se pueda convertir en una tarea hermosa y gratificante.

Para canalizar hay que dejar paso al ser creativo que llevamos dentro. A través de la alegría, de la paz interna, del amor. Nuestro niño interno no está enfadado nunca, no entiende lo que eso significa y no tiene enemigos, tampoco distingue entre los bueno y lo malo, eso lo hace la razón. Aquello que juzga o discrimina es nuestro pensamiento. Para el niño interno nada nos puede dañar porque aquello que nos hace daño, realmente está dañando nuestro orgullo, y no nuestro corazón.

Para entrar en contacto con nuestra alma hay un ejercicio muy hermoso y sencillo: Respirar tres veces y sonreír.

1 … 2 … 3

Hola hermosa alma, eres un ángel tiernamente amado por todo e universo. Gracias por vivir a través de las dudas y asomarte para bendecir este momento. Se consciente de que tú eres tu propia alma. Que el juicio y la falta de luz no te niegue el derecho a saber quien eres de verdad: tú eres amor.

Gracias

La canalización IV. Accediendo a nuestro Yo Superior

Nuestro Yo Superior, con ese nombre, ya suena que esta demasiado lejos para nosotros, ¿verdad? Algunos se pasan toda la vida pensando que ese ser es otro, uno muy grande inmenso, diferente completamente a nosotros, inaccesible. Pero olvidamos de que esto son solo palabras, definiciones. En realidad el nombre viene porque es un estado “superior” de conciencia, no porque sea tan enorme. Su magnitud energética, su amor, su corazón, puede dejarnos paralizados al descubrir que en nosotros habita algo tan hermoso, pero así es. Ese ser es nosotros mismos y podemos llegar a ser conscientes de esto. Siempre he imaginado a mi Yo Superior como alguien muy serio, sin embargo la seriedad es algo mental, es algo de nuestro plano. La seriedad si que no existe, pero el Yo Superior sí.

Cuando nuestro ego no nos permite acceder a tal estado de consciencia entonces accedemos a nuestro guía quien nos trae los mensajes de nuestro Yo Superior, o nuestra propia alma de una forma inconsciente muchas veces. Nuestro Yo Superior tiene mensajes que darnos, sí, pero esos mensajes siempre nos llegan, en realidad los conocemos ya, no necesitamos preguntárselos a nuestro guía. Cuando nos llegan esas palabras sentimos que siempre las conocimos, que estuvieron con nosotros en cada paso que dimos. A veces las palabras son:

Sigue tu camino ángel mío, eres tiernamente amado y conoces exactamente donde están las respuestas para ser feliz y conducir tu vida hacia tu propio destino.

Otras nos hablan de la misión de vida:

Despierta a tus pasiones, tú vales mucho más que todo esto y puedes verme y ser consciente de este momento. Despierta porque es momento de que trabajes en ti mismo. Estoy en cada partícula de ti y puedes actuar sabiendo esto. No confundirás el camino porque yo estoy contigo.

Otras nos hablan del tiempo:

Sólo existe este momento, lo demás se lo inventó el ego para hacerte creer que no vales nada. Tú eres AHORA.

Es hermoso leer estos mensajes, tanto los que van a nosotros como aquellos que van a otras personas. He visto multitud de veces como los maestros nos llaman a través de pequeñas señales como una hora en particular, que se repite en cientos de personas a la vez (11:11) recordándonos que nosotros somos ese Yo Superior, nosotros somos el Yo y nos laman a la Unidad. Otras veces esos mensajes tan sencillos son simplemente un 144 recordándonos que nuestra verdadera familia de luz esta en nuestro corazón, llamándonos para que seamos conscientes de que estamos aquí con ellos y por ellos. No estamos solos pues toda una hueste de ángeles nos acompaña, son nuestros amados amigos, son de nuestra familia y nos muestran que ahí están con señales tan sencillas como un sencillo número (144) que se repite en nuestro día a día.

Nos piden que conectemos, que seamos conscientes de nosotros mismos y conectemos con nuestro verdadero Yo. Y lo piden porque somos capaces de hacerlo, es nuestro papel y es el camino más fácil para recordar nuestro papel en esta historia.

La canalización V, técnica de acceder a nuestro Yo Superior

Existe una única forma de acceder al Yo Superior y es a través de una intención clara y limpia de todo propósito más que el SER.
Una vez en un estado de conciencia álmico, limpios de otra intención que no sea más que amar, jugar, dar, aparece el camino de continuar en ese estado o decidir abrir nuestro corazón. Tenemos la llave y sólo con la intención podemos hacerlo.
Existen múltiples técnicas que a lo largo de la historia nos han conducido a estados muy elevados de consciencia pero todas ellas se basan en esto, en la intención.

Cuando accedemos al verdadero corazón encontraremos una paz increíble. Una tranquilidad de saber que estamos en el momento adecuado y en el lugar adecuado. Seremos conscientes de nosotros y de nuestro entorno pero no nos preocuparemos lo más mínimo de lo que ocurra pues trascenderemos a nuestro lugar terrenal. Nuestro corazón trascenderá. Habrá personas que tendrán desvelos, habrá otras que sentirán la vuelta al hogar, habrá otras que simplemente sentirán seguridad en sí mismas, pero en general, todas sabrán que son ellas mismas, serán conscientes de esto. Parece una bobada pero normalmente no somos conscientes de nosotros. Somos conscientes de lo que nos rodea pero no de nosotros mismos.

Nuestro Yo Superior es una puerta a otros planos ascendidos. A nuestros recuerdos de otras vidas, a nuestra verdadera misión. Agradecer ese estado es una forma de mantenerlo pues la gratitud nos permite aceptar el momento y amarlo. Aceptamos aquello que sabemos que está dispuesto desde un orden superior, y lo aceptamos no con resignación, si no con humildad y amor hacia su creador.

Cuando centramos nuestra atención en el corazón desde una conciencia alterada ligeramente superior y decidimos abrir el corazón completamente nos podemos encontrar con la verdadera razón de nuestra existencia. Habrá personas que no puedan abrir los ojos en este estado, no puedan ver con el corazón, pues no están trabajando el verdadero amor. Sólo el amor da luz en este estado.

Tampoco hay que preocuparse si no vemos nada, si nos sentimos en la penumbra, pues eso nos indica qué es aquello que tenemos que trabajar. Nosotros somos amor, si no vemos es porque aun no nos han enseñado a manifestarlo. Pero podemos aprender y en eso estamos, ¿no?

Es pues oportuno mencionar que la puerta que abre todas las puertas es la vibración del amor, la intención nos guía hasta estas puertas pero sólo esa vibración nos ayudará a entrar. Esa vibración podemos forzarla, pero sólo cuando estamos en consonancia con ella abrirá nuestro sagrado espacio divino. El mantra sagrado resonará entonces en toda la entrada y podremos ver la claridad de nuestro verdadero hogar, el corazón.

Copyright © 2008-2010 Altaïr García - Todos los derechos internacionales reservados.
Son libres de copiar, distribuir, utilizar y reproducir este trabajo bajo las siguientes condiciones: Deben conceder su crédito al autor, no usarlo con propósitos comerciales, y no pueden alterarlo, transformarlo ni basarse en él. Para cualquier reutilización o distribución, deben establecer claramente a los demás los términos de la licencia de este trabajo. Cualquiera de estas condiciones puede ser modificada con permiso del propietario del copyright. Cualquier otro propósito de uso debe ser previamente autorizado por el autor.
www.mensajesespirituales.net

Publicado por A L E X I S A