PORQUE NO DEJAN QUE ME EXPRESE LIBREMENTE

CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOGGER

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG.

ESTE ES MI NUEVO SITIO (todavía en construcción), AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA, GRACIAS.

sábado, 25 de febrero de 2012

UN YOGUI LLAMADO JESUS DE NAZARET

Un Yogui llamado Jesús de Nazareth Escrito por, Könchok Puma.Publicado en la Revista: Yoga Journal España. (Número 16)

Entre los esenios se conocía al fundaror del cristianismo como Jeshua Ben Pandhira. En las escrituras védicas aparece más de 3.000 veces, sobre todo en el BHAVISKHYA PURANA, referido como Isha Putra (el hijo de Dios). Entre los musulmanes se le conoce como el Santo Isha. Abierto a la verdad del yoga -todo en uno-, tuvo un intenso deseo de compartir con otros su
experiencia.
Fue formado en Egipto, viajó a la India y practico yoga -las técnicas, actitudes, llaves y conocimientos- que conducen a la iluminación. Regresó a su país para enseñar. Registros indios y tibetanos relatan el viaje de Jesús. Después de la crucifixión, sus discípulos viajaron a los
confines del mundo a compartir sus enseñanzas. Pero Jesús regresó a las montañas de la india donde murió.
Jesús de Nazaret, el yogui, es una llave importante para acceder al yoga, no sólo desde el cristianismo, sino desde el budismo, jainismo o islamismo. La experiencia de Jesús como yogui es la experiencia de un maestro contemporáneo que aspira a la unidad y la clara visión. Es una experiencia yóguica mística.

UNA COMUNIDAD DE YOGUIS EN MITAD DEL DESIERTO

En el tiempo de Jesús de Nazaret existían dos sectas importantes dentro del judaísmo: los fariseos y los saduceos. El fariseismo era conocido por su extrema observancia de las leyes, la adoración ritual y la teología. Había también un tercer grupo, los esenios: santos, piadosos, hacedores, sanadores, terapeutas y yoguis. El TALMUD los llamaba los "bautistas matinales", porque hacían abluciones al rayar el alba. Y los árabes se referían a ellos como "los que habitaban en cuevas". Jesús de Nazaret y Juan el Bautista tuvieron relación con ellos, incluso pertenecían a esta comunidad. En los esenios encontramos no solo el germen del cristianismo, sino la llave que conecta el yoga indio con el cristianismo. Mantuvieron un estrecho contacto e intercambio en la India como lo demuestra el ZOHAR -una compilación de traducciones místicas judías antiguas- y texto principal de la KABBALAH.
La conexión de los esenios con las prácticas yóguicas indias se manifiesta en numerosos hábitos y creencias. Defendían la no violencia, eran vegetarianos totales y no probaban el alcohol. Rechazaban cualquier prenda de origen animal. Interpretaron la TORAH y otras escrituras hebreas de manera espiritual, simbólica y metafísica.Entre sus textos había escrituras esotéricas de otras religiones y filosofías, persiguiendo una visión universal del mundo. Vivían en comunidades de practicantes de la misma forma que hacían los yoguis y monjes en la India de la época. El celibato o la unión mística era el estado ideal.
Consideraban que los hombres y las mujeres eran iguales, y que ambos podían ser maestros y dignos de vestir el hilo sagrado. Creían en la reencarnación y la ley del karma. Creían que el sol era dispensador de energías espirituales para el cuerpo, la mente y el espíritu. Por eso hicieron del amanecer el período más importante de su practica: recitaban textos, hacían abluciones, no hablaban una sola palabra hasta el fin de la práctica matinal. Consideraban el poder de los mantras, las profecías, los ángeles y las curaciones milagrosas como una parte natural de la vida espiritual auténtica. Usaban solo ropas blancas de lino, para mejor pasar la luz. Observaban reglas de pureza -shuddhi- igual que los brahmanes de la india. Practicaron la búsqueda de la verdad como camino.
Todas esas prácticas observadas por los esenios eran de origen brahmán y budista.
Así que podemos considerar a Jesús esenio, discípulo y poseedor de las cualidades de la religión hindú y budista.

LA VIDA DE JESÚS EN LA INDIA

Mryam o María era la hija de Ana de Nazareth, profetiza y maestra en la comunidad de los esenios. Mryan pasó 13 años virgen del templo, hasta que se casó con José de Nazareth. Concibió de manera sobrenatural y dio a luz en una cueva de Bethlehem a un niño cuyo nombre fue Jesús -Yeshua Yahosshua-.
El niño era tan especial como la madre. Pasó tres años viviendo en las comunidades esenias de Egipto, donde había numerosos sabios indios que le predijeron el destino de mensajero del Dharma, su regreso a Israel, donde alcanzaría la iluminación y su vuela, de nuevo, al corazón de los esenios. Así inicio Jesús el contacto con maestros y viajeros provenientes de la India.`
A los 12 años, solicitó a los ancianos esenios iniciaciones e instrucción destinadas a adultos. Le examinaron con escrupulosidad, y demostró más allá de la compresión. Así llegó a la conclusión de que los esenios ya no tenían nada más que enseñarle, y que debía experimentar otras iniciaciones. Viajó entonces a la India. Los maestros himalayos le entrenaron en el yoga y la vida espiritual elevada, recibiendo el nombre de Isha, que significa "El Señor". y así aparece en el Isha Upanishad. Pero Isha era también uno de los nombres de Shiva, el Dios destructor. En esos años que pasó en India, logró las más altas cuotas de realización espiritual.
Habiendo alcanzado la sabiduría interna en el Himalaya, Jesús viajó al Ganges para ampliar el estudio formal del Sanatana Dharma. Primero fue a Benarés, el corazón espiritual de la India, la ciudad consagrada a la adoración de Shiva y el centro principal védico de la época. Durante su
estancia en el Himalaya, Jesús se dedico fundamentalmente a hacer yoga. En Benarés incorporó todas las enseñanzas védicas y los Upanishads. Entonces viajó a la ciudad de Puri, que es el segundo lugar en importancia en la adoración a Shiva. En Puri, Jesús adoptó la vida monástica y vivió como miembro de la comunidad de Govardhan, monasterio que fundó el primer filósofo santo de la India, conocido como Adi Shankaracharya. Allí perfecionó la síntesis del yoga, la filosofia, la renuncia y comenzó a enseñar públicamente sus visiones del "eterno".

UN MAESTRO POPULAR


Jesús era en India un maestro popular. Insistió en que todos los hombres tenían derecho a aprender, y empezó a enseñar a los "sin casta" para que todos lograran la perfección espiritual
sin necesidad de un intermediario externo, siguiendo el camino del yogui. Provocó así el odio de muchos brahmanes, que se opusieron a su visión, y empezó a plantar las semillas de su muerte. Se retiró de nuevo a los Himalaya, donde vivió en varios monasterios budistas. Antes de regresar a Israel, le fueron dadas instrucciones sobre como hacer llegar mensajes a sus maestros indios en caso de necesidad. Jesús sabía la forma y el propósito de su existencia, y hasta la forma de su muerte.
A partir de entonces fue un dharmacharya, un misionero del Arya Dharma en el Mediterráneo. En todos los lugares que visitó encontró gentes que buscaron su consejo y aliento sobre la vía del yoga divino.
Los discípulos de Jesús no llegaron a comprender el discurso espiritual más alto de su maestro. Cuando él habló de la espada de la sabiduría, fue confundida con la de metal. La parábola de la semilla de mostaza aparece también en buda 500 años antes. Jesús les exhorta diciendo: aquel que tenga oídos que oiga y el que tenga ojos que vea, pero no se refiere a los órganos
físicos. Incluso al final de sus días, Jesús habla de que el reino del Padre está en el interior. Pero no lo hace como el creador de una fe o religión, sino como un mensajero del Sanatana Dharma, la Verdad eterna que había aprendido en India.
Entre todos los evangelios, escogemos el de Santo Tomás, llamado el gemelo de Jesús, cuyo texto ha permanecido oculto durante 16 siglos. El ofrece una visión de las enseñanzas de Jesús totalmente distintas a otros evangelios. Jesús revela que ser discípulo es "despertar al reino del no nacido" en uno mismo, y al hacerlo uno se convierte en su Gemelo. Después de leerlo se
pueden identificar rápidamente los vínculos con las enseñanzas budistas fundamentales. Este evangelio es absolutamente mágico, una llave para iluminar el sendero hacia el budismo a los cristianos, y también para inspirar la hermosa tradición mística y yóguica cristiana como puente entre el Medio y lejano Oriente.
Quién desee comprender verdaderamente las enseñanzas de Jesús debe leer los Upanishads, el Bhagavad Gita, el Dhammapada y la vida Buda. Y volver a releer los evangelios, y observar las similitudes. En algunos casos los discípulos han omitido o mutilado palabras e ideas que recibieron de Jesús, como el verso que abre el Evangelio de Juan: "En el principio estaba
Prajapati, con él estaba la palabra y la palabra era verdad, el brahman supremo".
La confusión de Jesús con Cristo sólo hizo que hasta sus propios seguidores enterrasen el verdadero Evangelio de Cristo. La palabra "cristo" es una traducción del cristus latino y del griego christós, que es la traducción del hebreo meshiah que significa "Ungido". Pero Cristo también era un estado de la mente despierta. Sus seguidores le llamaron Cristo y éste llegó a
convertirse en uno de sus nombres al sumarse a Jesús y resultar Jesucristo.
A los seguidores de Jesús se les conocía como aquellos que "han entrado en el camino", igual que con Buda. Cuando Jesús que es "el camino", está hablando del camino hacia la iluminación de todos los seres.
Después de su misión en Israel ¿Jesús ascendió al cielo o alcanzó la iluminación?.
Si repasamos los textos de San Mateo y San Juan, que fueron testigos presenciales, no mencionan tal cosa. San Lucas dice que Jesús fue tomado por los cielos. Lo más probable es que acabara su misión en Israel y saliera rumbo a la India.
Jesús no dejó el mundo a los 33 años, según San Ireneo de Lyon en el siglo II. Sino que vivió más o menos hasta los 50. Eso querría decir que vivió unos 20 años más después de su crucifixión.

TEXTOS SAGRADOS SOBRE JESÚS

En 1887 el viajero ruso Nicholas Notovitch encontró un texto tibetano (copia del original del Monasterio de Marbour, cerca de Llasa, escrito originalmente en Pali) durante sus visitas a ladakh. Y a pesar de la oposición de los cristianos europeos, logró publicarlo. La autenticidad del
libro fue atacada, e incluso los monjes del monasterio de Himis, donde Notovicht había visto el manuscrito, llegaron a negarlo.
Pero Swami Abhedananda y Swami Trigunatitananda, discípulos de Sri Ramakrishna y misioneros de la Vedanta, visitaron el monasterio de Himis, donde los monjes no sólo tradujeron a Swami Abhedananda el texto, y éste lo contrastó más tarde con el libro de Notovich que era idéntico: La vida desconocida de Jesús Cristo.
Swami Trigunatitananda no solamente vio el manuscrito de himis, sino dos pinturas de Jesús. Una era una conversación con una mujer samaritana en un pozo. En la otra Jesús estaba meditando en un bosque himalayo, rodeado de animales salvajes, que quedaron domesticados sólo con su presencia.
El Dr. Nicholas Roerich, erudito, filósofo, artista y explorador, también encontró el mismo texto cuando viajó a Ladakh, y más tarde escribió su propia versión en su libro El Corazón de Asia.
También Henrietta Merrick , en su libro El ático del mundo, habla de los expedientes secretos de Jesús: "En Leh se halla la leyenda de Jesús, también llamado Isha, y en el monasterio de Himis, se guardan los preciosos documentos donde se habla de los felices días en India, donde predicó".
Muchos son los testimonios que revelan que Jesús estudió el Dharma budista y el hindú. Cuando Swami Abhedananda estuvo en el Monasterio de Himis, el abad le dijo que aunque sus discípulos le vieran ascender a los cielos, había vuelto a India, donde vivió con los yoguis himalayos durante muchos años.

EL NATHANAMVALI

En la vida de Vijay Krishna Gowswami un santo famoso en Bengala y discipulo de Sri ramakrishna, se habla del tiempo que pasó en las montañas de Aravali, con un grupo de monjes, yoguis ascéticos extraordinarios conocidos como los yoguis de Nath. Los monjes le hablaron sobre Isha Nath, que era uno de los grandes maestros de su orden. Cuando Vijay Krishna expresó su interés por este venerable gurú, leyó uno de sus libros sagrados, el Nathamamavali:


"Isha Natha vino a la India a la edad de 14 años. Después de esto volvió a su país y comenzó a predicar, pero sus contemporáneos, brutos materialistas, conspiraron contra él y lo hicieron cruxificar.


Después de la cruxifición o incluso antes, él Isha Natha, entro en samadhi por medio del yoga. Viéndolo así, los judios creyeron que estava muerto, y le enterraron. En ese momento uno de sus grandes maestros, el gran Chetan Natha, estaba meditando en el Himalaya y contempló, en una visión profunda, como lo estaban torturando.


Convirtió su cuerpo en fuego y voló a la tierra de Israel. Cuando llegó Chetan Natha, tomó el cuerpo de Isha Natha de la tumba y lo despertó del samadhi, conduciéndole a la tierra sagrada de los Aryans".
Jesús nos recuerda que ya somos yoguis, que solo recordando nuestro conocimiento podemos romper el ciclo del samsara y recordar nuestra naturaleza de luz. El yoga o despertar de la conciencia, como explican todos los maestros y libros sagrados, son las técnicas, llaves y actitudes para acceder al Gran Secreto, al Gran Yoga. La línea de transmisión ha sido a través de los iluminados, con dos tipos de linajes: uno temporal, que se remonta a los antiguos reyes solares de la India, la transmisión directa -gurú a discípulo-, y el otro atemporal, que procede de la belleza,
la motivación y la fe derivadas de haber practicado yoga, de recordarlo, de iluminarlo.

El maha-yoga, el yoga de Jesús de Nazareth, es la promesa de un maestro que, como Buda, Rama, Krishna, Muhammad, apareció como yogui en un momento crítico de la historia para iluminar a la humanidad y entender las ascuas de la espiritualidad.

gruposiron.ning.com