PORQUE NO DEJAN QUE ME EXPRESE LIBREMENTE

CHAU...ADIOS A LA LIBERTAD EN BLOGGER

MIENTRAS PUEDA SEGUIRE EN ESTE BLOG.

ESTE ES MI NUEVO SITIO (todavía en construcción), AL CUAL ME TRANSLADO, CUANDO BLOGGER APLIQUE CENSURA, GRACIAS.

jueves, 16 de febrero de 2012

GUERRA POR TU CEREBRO (parte 2)

ESPIRITUALIDAD SEGUNDO NIVEL (NIVEL INTERMEDIO)

Tú no piensas, los programadores piensan por ti.

Pero no te aflijas, cuando más avances conmigo en esta aventura, cuando más profundices en tu verdadera raíz, irás descubriendo como te controlan, como te manejan hasta la última neurona y célula de tu cuerpo.

Sólo un programa alternativo al de los conquistadores, un modelo mental propio, puede devolverte tu humanidad perdida.

Sólo cuando tengas tu propio modelo mental, tu propio procesador cerebral y programa, podrás ver a tus invasores. Antes no, son invisibles.

Segundo axioma:

Tú no eres contenido sino continente.

Tu cerebro es propio, pero tu mente no te pertenece.

Pertenece al programa de tus conquistadores.

A tus verdugos invisibles.

¿Qué es cerebro y que es mente? Te lo defino asi:

Tu cerebro es el hardware y tu mente es el software.

¿Y quién programa tu mente? ¿Quién te adosa el software?.

Los conquistadores, ellos te plantan el software y te lo actualizan durante las 24 horas.

Registra esto:

Tu mente es una herramienta, que funciona con un software. Y un contenido (el software) que procesa tu cerebro. Tu eres el dueño de la herramienta (el cerebro) pero el dueño del contenido son tus conquistadores (los programadores).

La pregunta central:

¿Qué programación te plantan en el cerebro los conquistadores para controlarte?

Aquí tenemos dos problemas conceptuales a resolver para avanzar:

  • cómo funciona tu mente (la capacidad de ejecutar)
  • cómo funciona el contenido (tus valores y conducta social)

Te crees que eres un inventor:

Pero tú no grabas nada propio en tu herramienta mental, todo te viene configurado y predeterminado.

Lo único propio es tu cerebro (tu factor constitucional para desarrollar conductas y pensamientos), tu mente es prestada, prolijamente diseñada por tus conquistadores.

El punto:

No es saber que tienes una herramienta (tu mente) sino quién te la carga y con que programa funciona durante las 24 horas.

Herramienta

¿Qué es la mente? Básicamente, tu herramienta procesadora de supervivencia y de convivencia social.

Mira como la define Wikipedia:

"La mente es el nombre más común del fenómeno emergente que es responsable del entendimiento, la capacidad de crear pensamientos, el raciocinio, la percepción, la emoción, la memoria, la imaginación y la voluntad, y otras habilidades cognitivas".

Lo que seguramente no vas a encontrar en Wikipedia ni en ninguna enciclopedia del sistema es quién programa (y para qué lo hace) los contenidos de las funciones asignadas a la actividad mental.

Ninguna enciclopedia del sistema nos habla del contenido del software que hace funcionar la mente humana.

Sólo nos describe la funcionalidad dinámica, pero no nos describe el qué y el para qué de nuestros pensamientos.

En otras palabras, nadie describe al autor oculto de la programación que rige nuestro sistema de comprensión y de realización del mundo que nos toca vivir.

Y eso no ocurre por casualidad.

La mente, en primer lugar, procesa ideas (el pensamiento) y resuelve el marco de la conducta humana (la acción).

Cuanto dices voy al cine, voy a hacer el amor, voy a fumar, voy a hacer la revolución, o voy a concebir un hijo para que me herede, recreas unaprendizaje vivencial (una conducta).

Pero ese aprendizaje no funciona en el aire.

Para que exista pensamiento abstracto (lo que nos diferencia de los animales) debe haber un marco de referencia social.

O sea debe haber un contenido (los valores referenciales) escrito dentro de tu software (el programa de acción).



Aquí entonces, es donde tu mente (tu herramienta cerebral) ingresa en el terreno social.

En el terreno de la convivencia humana, donde tú supones que te realizas y te construyes según tus propias ideas (que más adelante vas a comprobar que no son tuyas).

O sea, ingresas en el terreno del programador (o sea, el conquistador), creyendo que ingresas en una sociedad de libre albedrío.

¿Te empieza resultar arduo y pesado? ¡No sabes lo que me costó a mí!. Pero sólo con sangre, sudor y lágrimas, irás detectando a tus invasores hasta crear el antivirus para expulsarlos de tu cerebro.

¿Cómo se programa tu mente?

Dejando de lado a los curas que tienen la teoría de Dios, los psicólogos del sistema (si has tenido la desgracia de conocerlos), te dirán que tu mente y su recámara (el inconsciente) se programan a partir de tu familia y de tu experiencia individual dentro de la sociedad.

La pregunta que no pueden responder los psicólogos del sistema:

¿Quién programa a la sociedad?

Ese es el punto, por donde se empiezan a filtrar tus conquistadores mentales.

A los que te voy a presentar más adelante.

Mientras tanto tienes que subir peldaños (de comprensión sistematizada).

Configuración

Para conocer cómo funciona tu herramienta de pensamiento y acción (la mente) debes conocer de dónde vienen los contenidos referenciales de tus pensamientos y códigos de conducta social.

Es allí, donde se alojan y operan tus conquistadores invisibles.



¿Sabes que si al nacer te hubieran abandonado en una selva sin contacto humano, no tendrías pensamiento humano?

¿Y que serías? Si lograras sobrevivir (si algún animal hipotéticamente te alimentara y te diera calor hasta que pudieras manejarte por ti mismo) no serías un ser humano, sino un animal humano que desarrollaría en su cerebro un programa de comportamiento y supervivencia adaptado al entorno.

Tendrías que cazar como los animales, gruñir como los animales, y defender tu territorio matando como los animales.

En otras palabras, no serías un ser humano sino un animal con cerebro humano programado por el entorno de supervivencia de la selva.

Deberías sobrevivir registrando en tu cerebro un programa aprendido de conductas animales.

Si en vez de caer en la selva, cayeras en un lugar vacío, sin puntos de referencia, no serías nada. Estarías en blanco. No tendrías pensamiento.

Eso te explica un primer punto:

Tienes pensamiento (mente), porqué tienes punto de referencia, en este caso, no la selva sino la sociedad en la que convives.

Y, eso a la vez te explica un segundo punto:

Los contenidos de tus pensamientos (valores referenciales) provienen de un registro procesado de tu entorno social (y del mundo) de donde mamas tus conductas de convivencia y de supervivencia.

Tus pensamientos, tus procesamientos mentales, no nacen del aire, provienen de un código, de un marco referencial de reglas y normas sociales aprendidas que le dan sentido y explican tus conductas y acciones.

Tú no piensas desde ti, desde tu exclusivo ámbito individual, sino que lo haces en interactividad con el mundo.

Y el mundo, sólo se hace real a partir del programa que cargas en tu cerebro procesador.

Y el mundo que llevas en tu procesador, es el mundo que tus conquistadores quieren que veas.

Es el mundo que diseñaron para que tú hables, te comportes y pienses con valores y reglas de acción funcionales a sus intereses, a su civilización, a sus estrategias de control, establecidas como un "estado natural" de las cosas.

El mundo que se referencia en tu mente, es el mundo de tus conquistadores. Toda tu actividad mental, se rige en esa escala, tu visión del cosmos, tu visión individual, tu visión de la sociedad, se rige en esa escala.

Captas y procesas información, experimentas emociones, interactúas pensamientos, te comunicas, emites y recepcionas, normatizado dentro de un marco referencial.

Tu no eres tú, sino tú y tu programa de procesamiento mental reflejado en el mundo.

Y miras la realidad, miras el mundo, según el marco de valores referenciales codificados en tu mente.

Percibes los colores, las formas, los sonidos, las voces, y tienes un concepto de lo humano y lo inhumano marcado por tu programa de procesamiento mental.

El mundo, es lo que quieren que veas tus conquistadores. El mundo que tú ves es el programa que tienes incorporado.

Tu mente recopila información, la procesa y la sintetiza dentro de parámetros fijados dentro de un código (los valores referenciales normatizados).



Si te formatearas el cerebro, si te cargaras un nuevo programa, verías y procesarías el mundo de otra manera.

Seguirías utilizando las mismas herramientas (cerebro, mente y procesamiento) pero tu concepción y visión del mundo sería otra.

Ese programa aún no fue construido.

Lo estamos construyendo, de a poco, por paso, y sólo se va a poner en marcha cuando tus conquistadores mentales dejen de ser invisibles.

Cuando puedas comprender por ti mismo que sólo eres un programa, y puedas tomar tu propia decisión de cambiarlo.

Pero antes, tienes que identificar a tus conquistadores, el primer paso para conocer tu propia identidad. En eso estamos.

Si me sigues, comenzarás a mirar y a pensar el mudo de otra manera.

Y llegamos a la síntesis por hoy:

  • Tu cerebro es el medio, tu mente la herramienta y el contenido.
  • Existes, tienes vida mental y conducta social, porque tienes un programa y un marco referencial de pensamiento y de acción registrado en tu mente.
  • Ese programa, sus contenidos, son el reflejo de la sociedad que te posibilitó ser un animal pensante, tener vida social y tomar decisiones.
  • Pero tus puntos de referencia asociativos no son tuyos sino de la sociedad y del mundo que te programó.

¿Pero quién programó a la sociedad y al mundo que te programó?

Aquí es donde llegamos al territorio de los conquistadores:

Los programadores de contenido de tu modelo mental.

En el próximo informe, vas a ingresar lentamente a una palabra que rige tu vida: Sistema. Comenzarás a ver la fragua y el universo donde te modelaron.

Lo que hizo que no seas un pensamiento propio, sino un sistema alimentado por un pensamiento ajeno, operado, durante las 24 horas, por tus conquistadores invisibles para convertirte en un robot.

Miras y analizas el mundo, interactúas con otros humanos, te realizas socialmente, consumes, no consumes, vives, formas familia, te jubilas, te mueres, según el marco de valores referenciales de un software implantado en tu cerebro.

Y a pesar de que te hiciste todas las preguntas existenciales, hay una que te falta: ¿Quién programa mi cerebro?

Si respondes "yo", esa respuesta es el resultado de lo bien hecha que ha sido esta programacion.

OPINIONES Y COMENTARIOS:

ALVERTOD-VILLAVICENCIO-COLOMBIA